México pacta bajos precios en productos básicos ante ira por gasolinazo

People protest demanding the resignation of President Enrique Pena Nieto, after he did not signal any backpedaling on the government's unpopular decision to increase gasoline prices by up to 20.1 percent in Mexico City on January 9, 2017.
Violent demonstrations and looting in Mexico over the sharp increase in gasoline prices left three people dead and more than 1,500 under arrest, the government said Friday, while giving assurances that gas stations are operating almost normally again. / AFP PHOTO / Ronaldo SCHEMIDT
9 de enero, 2017 - 9:27 pm
AFP

Numerosos estudiantes universitarios y obreros nutrían la protesta de la capital, marchando frente a las tropas de policías animotines que fueron desplegadas y gritando consignas como «¡Fuera Peña!» o «El pueblo se cansa de tanta pinche transa (engaño)».

Foto: AFP

México- El gobierno de México anunció este lunes un acuerdo con empresas y organizaciones del campo para evitar alzas en los precios de los productos básicos, tras un fuerte aumento del precio de la gasolina que desata fuertes protestas desde comienzos del año.

«El sector empresarial asume el compromiso de coadyuvar para no incurrir en un incremento indiscriminado de precios. Esto es posible porque la gasolina, para la mayoría de los productos, solo representa una fracción del costo de producción», dijo el presidente Enrique Peña Nieto al firmar el acuerdo en la residencia oficial de Los Pinos.

El gobierno va a «vigilar y sancionar cualquier abuso en los términos de ley», señala el documento, mientras miles de personas salían a las calles en varios estados y Ciudad de México para protestar contra el llamado «gasolinazo».

Numerosos estudiantes universitarios y obreros nutrían la protesta de la capital, marchando frente a las tropas de policías antimotines que fueron desplegadas y gritando consignas como «¡Fuera Peña!» o «El pueblo se cansa de tanta pinche transa (engaño)».

Aunque el Consejo Coordinador Empresarial dio un espaldarazo a Peña Nieto, no así la Confederación Patronal de la República (COPARMEX), un fuerte sindicato que aglutina a empresarios de todos los sectores.

«Es más importante que dicho acuerdo sea fruto de un verdadero y amplio consenso social, y no solo sirva como estrategia de comunicación o imagen pública», dijo la COPARMEX en un comunicado, al pedir un acuerdo con «metas claras, objetivos puntuales, métricas que sirvan para evaluar los avances».

Según el acuerdo publicado por el gobierno, el sector del campo se comprometió a mejorar su productividad y el laboral a intensificar su productividad y competitividad.

«De ser necesario, habremos de autorizar la importación preferencial de productos básicos cuando se detecten grandes aumentos en sus precios», puntualizó Peña Nieto, al llamar a todos los sectores y gobiernos locales a «hacer más con menos».

El gobierno mexicano (que en 2017 aplicará un presupuesto con un recorte de 1,7% comparado con 2016) establecerá «medidas de austeridad», incluyendo la reducción en 10% de los salarios de altos funcionarios federales, indica el acuerdo.

El 1 de enero entraron en vigor aumentos de hasta el 20,1% del precio de la gasolina y de 16,5% del diésel, que desataron protestas y violentos saqueos a comercios que han dejado pérdidas millonarias, tres muertos y más de 1.500 detenidos en todo el país, según cifras oficiales.

Peña Nieto defendió el aumento de los precios argumentando la suba de los precios internacionales (México importa más de la mitad de la gasolina que consume) y la importancia de no sacrificar programas sociales.

Para neutralizar los precios del transporte público, Peña Nieto propuso apoyar la modernización y reconversión de vehículos a combustibles «más eficientes y económicos».

 

Comente