La fecha se decretó durante el primer Congreso Veterinario Gran Colombiano

Médicos veterinarios celebran hoy su día, ¡felicitaciones!

Médicos veterinarios
21 de julio, 2017 - 6:49 pm
Con información de Agencias

 la medicina veterinaria es una profesión que ayuda en el desarrollo, cuidado y protección de la salud animal y del bienestar público

Fotos: Agencias

Todos los 21 de julio, se celebra en el país el Día del Médico Veterinario. La fecha se decretó durante el primer Congreso Veterinario Gran Colombiano que se desarrolló del 21 al 28 de julio de 1946 en el Liceo Andrés Bello, en Caracas, y que contó con la participación de representantes de Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela.

Durante dicho evento, los representantes de los países asistentes acordaron que a partir de ese año cada 21 de julio, se celebrara el Día del Médico Veterinario. Sin embargo, en la actualidad solo nuestro país lo celebra.

Entre las funciones de estos profesionales de la salud se puede destacar: Observar, identificar y diagnosticar las patologías de los animales, mejorar el rendimiento y la ganadería productiva, vigilar la fabricación y distribución de los productos alimenticios de origen animal destinados al consumo humano, analizar el comportamiento de los animales, la investigación, la docencia y la defensa de las instituciones y las unidades de producción animal.

Para ti, que alivias el dolor de los que no se pueden expresar con palabras sino con maullidos, mugidos, balidos, relinchos, cacareos y ladridos, seleccionamos una serie de frases sobre la práctica veterinaria para que las disfrutes y pases un día muy agradable.

Quien distingue la sonrisa de un perro ha dejado de ser animal.

Ser veterinario no es sólo cuidar a los animales, es ante todo respetar la vida de todos los que habitamos en este mundo y dignificar su existencia.

Ser veterinario no es solamente cuidar a los animales. Es sobre todo amarlos, no fijándose sólo en los patrones éticos de una ciencia médica.

Ser veterinario es acreditar la inmortalidad de la naturaleza y querer preservarla siempre más bella.

Ser veterinario es aproximarse a los instintos. Perder los miedos. Es ganar amigos de pelos y plumas, que jamás te decepcionarán.

Ser veterinario es detestar encierros y jaulas. Es perder un tiempo enorme apreciando rebaños, tropillas, y vuelos de pájaros.

Ser veterinario es ser capaz de entender meneos de colas, arañazos cariñosos y mordiscos de afecto.

Ser veterinario es entender el lenguaje corporal de los animales, pedidos mudos de ayuda, interpretar gestos y actitudes de dolor, y conocer la forma de aliviarlos. Es sentir olor de pelo mojado, de almohada con esencia de gato, de ovejas, de corral, de estiércol.

Ser veterinario es tener el coraje de penetrar en un mundo diferente y ser igual. Es tener capacidad de comprender gratitudes mudas, sin duda alguna, las únicas verdaderas. Es oler el aliento de un cachorro lactante y recordar su propia niñez.

Ser veterinario es convivir lado a lado con enseñanzas profundas sobre amor y vida.

Ser veterinario es participar diariamente del milagro de la vida. Es convivir con la muerte, saber que es definitiva, pero no siempre desagradable.

Comente