Marlins Park, sonora funeraria

8-y-9-B---AFP--
28 de septiembre, 2016 - 8:30 am
Redacción Diario Qué Pasa

El ambiente en el Marlins Park, unas tres horas antes del primer lanzamiento, era propio de un funeral

Foto: Agencias

Mientras el mundo del béisbol sigue de luto por la muerte de José Fernández, una persona encontró en la playa un bulto con cuatro pelotas firmadas por el pitcher de los Marlins. Una televisora de Miami reportó que un bulto negro con la chequera de Fernández y cuatro pelotas autografiadas apareció en la playa de Miami Beach, cerca del lugar donde el bote del lanzador cubano chocó con un rompeolas el domingo por la madrugada. Fernández y dos amigos murieron en el accidente.

El jefe de la división de rescate marítimo, Vincent Canosa, dijo a la televisora que el bulto fue entregado a un salvavidas, y aparentemente estaba en el bote.

En honor de José Fernández, el bateador zurdo Dee Gordon se paró ante el plato como si fuera diestro, para cumplir con el primer turno de los Marlins en el juego del lunes.

Después de que le hicieron un lanzamiento, Gordon se colocó del otro lado de la caja de bateo. Y luego conectó un jonrón, con el que rindió el mejor de los homenajes al cubano Fernández, en un encuentro donde los Marlins vencieron 7-3 a los Mets de Nueva York. Gordon envió la pelota por el jardín derecho, para conseguir su primer jonrón de la temporada. El bateador cuando empezó a recorrer las bases comenzó a llorar, además, se dio unos golpes en el pecho en cuanto pisó el plato, y señaló hacia el cielo.

«Sólo me preguntaba por qué José no estaba parado ahí, en el primer escalón del dugout, aclamándome» señaló. Cuando llegó a la cueva, Gordon fue abrazado por sus compañeros, y su llanto se volvió más hondo.

El ambiente en el Marlins Park, unas tres horas antes del primer lanzamiento, era propio de un funeral. Los peloteros realizaron sus estiramientos en medio de un silencio que impresionaba. Pero alguien encendió el sistema de sonido, y comenzaron a sonar las notas de un reguetón por todo el parque. Fue como si hubiera comenzado un esfuerzo sobrehumano para que los Marlins y el béisbol volvieran a la normalidad, aún sin Fernández.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente