Los fenómenos virales son una distracción global

gente-telefonos-personas-tecnologiamaestro.min_
27 de noviembre, 2016 - 3:46 pm
Con información de Estampas

El mundo que antes necesitaba años para poder transmitir una idea a nivel global, ahora solo requiere segundos para ello

Foto: Agencias

El ser humano contemporáneo se caracteriza por estar en constante consumo de información, en cualquier lugar y en todo momento, gracias a la tecnología y a la facilidad de Internet y las redes sociales para difundir contenidos. Con las mismas herramientas, las personas también pueden olvidarse del día a día y encontrar un momento de distracción y diversión: los «desafíos» en las redes son un ejemplo de ello.

Con el avance de la tecnología, el uso generalizado de los smartphones y dispositivos móviles, aunado al Internet, poco a poco la sociedad se ha ido acostumbrando a estar completamente interconectada entre sí. La facilidad de estas herramientas para difundir una noticia, video o fotografía que se genere en cualquier rincón del mundo, ha creado un fenómeno donde los mensajes se comportan de manera análoga a los virus y se difunden globalmente apoyados en las tecnologías de la red. El fenómeno viral de Internet.

Quizás el adjetivo que se le ajusta mejor es el de impredecible, y por ello crear uno de manera intencionada es ciertamente difícil. Un viral simplemente ocurre sin habérselo esperado.

Pegadizos, graciosos, sorprendentes y, en más de una ocasión, ciertamente absurdos son las características de este fenómeno que cada vez consigue mantener a las personas más tiempo viendo la pantalla de sus móviles o computadoras y más alejados de la realidad.

Para que un contenido se vuelva viral no consiste únicamente subirlo a Internet, ni tampoco enviarlo a un número de bloggers para que estos lo difundan en la red. Un viral, además de tener presencia online y un cierto número de personas que lo difundan, debe presentar un factor fundamental: Suerte.

Algo que une a estos productos de Internet es su valor de entretenimiento y diversión, así como el hecho de ser extraños, pues lo raro e inusual interesa. En el contexto actual las audiencias están continuamente buscando experiencias de entretenimiento. No se trata más que de pura suerte y casualidad.

León Lacourt, Director de Marketing (CMO) en Venezuela y experto en redes sociales, asegura que no hay ninguna regla para definir un fenómeno viral. Sin embargo, dice que uno de los factores clave para que algo adquiera el adjetivo de viral “es la posibilidad de imitación y de crear una versión propia a través de la parodia. De esta manera cada usuario puede tener su momento de fama gracias a la popularidad del original”.

Para crear un fenómeno viral no se necesita conocimientos de estética ni mucho menos técnicos, solo una idea interesante y creativa que creará por sí mismo un efecto bola de nieve que irá creciendo.

«Harlem Shake», donde un grupo de personas debía imitar un baile desordenado con una canción específica y el “Ice Bucket Challenge”, o mejor conocido en nuestro país como el desafío del agua fría, en el que había que dejarse echar sobre la cabeza un balde de agua extremadamente fría, es lo primero que viene a la cabeza cuando se habla de videos virales.

Ambos son retos que surgieron hace unos años en Internet y se volvieron virales. A pesar de que el segundo fue realizado en beneficio de una asociación que estudia la Esclerosis Lateral Amiotrófica, los retos que se vuelven virales no son más que por diversión.

Este tipo de contenidos no son, ni mucho menos, una novedad. La historia reciente de este fenómeno nos recuerda imágenes que alcanzaron la fama hace años, como aquel en que se mezclaba Coca-Cola y Mentos con un resultado más que explosivo y que consiguió una rápida difusión gracias al efecto sorpresa.

Ahora, luego de un tiempo de receso de desafíos en las redes sociales, el reto del momento de es el «Manequin Challenge» (desafío del maniquí), pero ¿de qué se trata esto?

Al igual que los demás, nació en Estados Unidos cuando Emili, una estudiante de la secundaria de Jacksonville, a mediados de octubre de este año publicó en su cuenta de Twitter @thvtmelanin_ un video con sus amigos en el aula de clase imitando los maniquíes de algunas tiendas de ropa. La idea gustó en su círculo y poco a poco fue retando a los más cercanos y ellos al resto del mundo.

Consiste en grabar un vídeo con una escena donde un grupo de personas estén quietas, al igual que los objetos que haya en ese lugar, mientras alguien con una cámara se pasea entre los integrantes grabando todas las escenas. «Rae Sremmurd» canción de la agrupación de Hip Hop, Black Beatles, se convirtió en la esencial para cumplir con este desafío, tal vez por sus ritmos pausados ideales para una escena congelada.

Los videos más viralizados son aquellos en los cuales no se mueve absolutamente nada ni nadie y parece realmente una escena sobrenatural. A veces llega a asombrar la gran cantidad de personas que participan en una misma escena.

Michelle Obama, Hillary Clinton, Paul McCartney, Adele, Beyonce, el futbolista Cristiano Ronaldo y la comediante Ellen DeGeneres, son algunas de las tantas celebridades que han participado en este reto.

«Son temas que afectan la opinión pública. Este tipo de fenómenos es un escape a la realidad», afirma Lacourt. «Al escapar de la realidad la gente busca cosas divertidas y jocosas y por eso estos fenómenos virales no tienen que tener un significado o sentido de creación», añade.

Un detalle resaltante de este tipo de desafíos por Internet es que quienes más participan son los equipos deportivos. La razón es muy simple: la naturaleza competitiva del ser humano. «Los deportistas son competidores. Es un grupo de personas que siempre se esfuerza para ganar algo. Un equipo que siempre trabaja en conjunto para lograr algo».

Asimismo, Lacourt agrega que este tipo de competencias, en principio, inician a nivel de comunidades, por ejemplo un equipo de preparatoria versus otro, pero que las redes sociales generan que se convierta en global.

 Es cuestión de moda

«Mientras más creativo más global, esa es la teoría que se mantiene. Sin embargo, este hecho ha generado que muchos retos hayan rayado en lo peligroso e indiferente y sean criticados por la sociedad», asegura el experto en redes sociales.

El «Mannequin Challenge» es, como los demás retos, una moda. «Es cuestión de unos días para que se nos pase. Sucederá como el juego de teléfono Pokemon Go. Es moda que dura una temporada».

Sin embargo, Lacourt asevera que la sociedad está ingresando a la institucionalización de este tipo de eventos que surgen por las redes sociales. «Algunas mueren y otras duran más tiempo, pero siempre va a haber algo nuevo y a eso ya nos estamos acostumbrando. Alguien en el mundo puede hacer algo nuevo y todos podrán conocerlo».

Las redes sociales empiezan a convertirse en una bitácora de la vida del ser humano y cada evento que surge a través de ellas será una referencia para ubicarnos en el momento histórico.

Una cosa es segura, cuando parece que ya se conocen la mayoría de las modas pasajeras surge una más que vuelve a dejar boquiabierto. Ahora es el «Andy’s Coming», el siguiente desafío que se ha colado por las vías del fenómeno viral, así como otros tantos que lo harán.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente