¡Lo que debes saber sobre tu memoria en pocos minutos!

Post-sobre-la-memoria-1-768x469
31 de octubre, 2017 - 9:42 am
Redacción web

Según Mayo (1997) la memoria no es una cualidad mental aislada; es una actividad mental o conjunto de procesos conscientes destinados a retener, evocar y reconocer los hechos pasados, y está en estrecha relación con el interés, la atención y la adecuada operatividad de nuestro cerebro

Foto: Referencial

Curiosidades – Asimismo, la memoria es una facultad de la psiquis. Es imprescindible  para la actividad intelectual. Sin la memoria, los objetos, los seres vivos, las vivencias, desaparecerían de la conciencia sin dejar ningún tipo de rastro.

Nuestra existencia no tendría sentido. Creceríamos sin saber a dónde ir y qué hacer. No estaríamos muy lejos de convertirnos en Dory, la pez azul de «Buscando a Nemo».

Por otro lado, la memoria es un valioso auxiliar de la inteligencia. La memoria es la base de todas las actividades diarias. No podríamos sobrevivir sin ella.

Pachtner (1991), citado por Navarro (1993) explica que la memoria es un musculo. No se mete cualquier cosa. No se llena de objetos o materiales que queremos conservar. La ejercitamos. Posee una cualidad fisiológica de no gastarse con el uso.

Otros datos: La memoria no se daña. Todo lo contrario, aumenta de capacidad, pero necesita de práctica constante para mantenerse en forma.

La memoria se desarrolla desde la niñez y continúa desarrollándose en la adolescencia para alcanzar su punto máximo a los 25 años.

Características de la memoria

La memoria no trabaja al azar, funciona por asociación. Para reconocer colores, texturas, sabores y olores, necesitamos de este recurso. Gracias a la memoria se pueden recordar experiencias.

 En los estudios como proceso cognitivo influyen las siguientes leyes:

Ley de la proximidad: recordamos mejor los acontecimientos que son próximos al espacio y al tiempo.

Ley del contraste: las imágenes tienden a evocar a su contraria. Recordamos las cosas que son totalmente distintas. Ejemplo: El hambre hace pensar en comida.

Ley de la persistencia: se recuerda mejor lo que se repite con frecuencia.

Ley de interés: las imágenes que están unidas a grandes emociones se recuerdan más.

Por otro lado, la memoria es selectiva. Algunos acontecimientos, hechos o experiencias en particular, suelen recordarse más que otros. Todo depende de cómo lo perciba el individuo.

La memoria también está relacionada con el estado general de la personas.

Hay varias clases de memoria

Memoria auditiva

Es quizás la más importante en los primeros años de nuestra vida. Hay personas capaces de reconocer a los demás solamente por el sonido de su voz.

Memoria visual

La memoria registra muy bien las imágenes. En los primeros periodos de vida la memoria auditiva es más utilizada, pero la visual se desarrolla aún más. Las personas al comenzar la adolescencia, recuerdan mucho mejor lo que ven a lo que se escucha.

Memoria táctil

Millones de ramificaciones nerviosas recogen los impulsos táctiles. La persona llega a poseer una memoria de este tipo si llega a reconocer con facilidad los objetos con un roce o con palparlo.

Memoria gustativa

El gusto no está muy desarrollado en el ser humano a diferencia de los animales. Sólo se encuentra este tipo de memoria aquellos que decidan sensibilizar el sentido para actividades que lo exijan. Un cocinero, por ejemplo, debe tener una buena memoria gustativa.

Memoria Olfativa

Es la más persistente del sistema sensorial. Los olores llevan a la memoria muchos recuerdos.

Tipos de memoria

La memoria puede ser semántica, episódica y procedural. Las personas con memoria semántica guardan datos concretos como la capital de Venezuela, Caracas; por otro lado, las personas con memoria episódica conservan los recuerdos de hechos asociándolos con elementos; mientras que las personas con memoria procedural es la que permite a las personas hacer cosas luego de haber sido aprendidas. Como ducharse, montar bicicleta, escalar, en fin.

La memoria como mecanismo

Lo primero es la adquisición. Esto depende de los factores internos y externos. Esta etapa se refiere a adquirir un conocimiento sobre la realidad que se percibe. Por su parte, la retención consiste en conservar los recuerdos en la memoria. Luego, la evocación; esto último consiste en revivir lo aprendido, lo internalizado en la memoria y para finalizar, el reconocimiento. Por medio del conocimiento integramos en el pasado los datos evocados.

Algunos factores determinantes para tener una buena memoria es tener una excelente alimentación, dormir bien y tener una respiración correcta.

Puedes empezar ya a prestarle atención a tu memoria y cuidarla como es debido. De esta manera empezarás a recordar mejor y no retrasarte en lo que hagas por causa de olvidos constantes.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente