En el hecho un hijo del infortunado y un empleado resultaron heridos de gravedad

Lo acribillan mientras cambiaba un caucho en la Circunvalación Nº 3

14a
12 de diciembre, 2016 - 10:27 am
Wilson Alvarado / [email protected]

El camión sufrió un desperfecto en un caucho delantero. Cuando el trío se disponía a colocar el repuesto, dos «motosicarios» los sorprendieron y les dispararon

Foto: Alfredo Chinaleong

Maracaibo — La muerte les siguió su ruta y los sorprendió. Boca arriba y sobre un charco de sangre quedó el cuerpo tendido y sin vida de un ganadero identificado como Irwin Francisco Meleán Ortega, de 56 años de edad, alias «Chicho», quien fue acribillado la mañana de ayer en la circunvalación número 3, parroquia Raúl Leoni.

La víctima se desplazaba a bordo de su vehículo un Rey Camión 3500, color negro, placas A11AI6A, en compañía de un hijo y un empleado, cuando la explosión del caucho delantero de la unidad conllevó a que el trío se orillara sorpresivamente en la referida arteria vial.

No había transcurridos 20 minutos en descender del vehículo y ponerse a realizar el cambio del caucho, cuando a las 7:00 de la mañana, dos sujetos a bordo de una moto, color negra, se les estacionaron a escasos metros del camión varado.

El dúo de sospechosos caminaron silentes hacía su objetivo y sin mediar palabra alguna sacaron de sus cinturas dos armas de fuego y dispararon en reiteradas ocasiones sobre la humanidad de Meleán.

El hijo del agraviado identificado como Irwin José Meleán, de 19 años de edad, y Mario Pushaina, de 53 años de edad, trabajador del hoy occiso, intentaron correr para salvarse de las balas, pero los proyectiles lograron alcanzarlos.

El joven recibió un disparo en la pierna derecha, mientras que Pushaina recibió un proyectil en el brazo derecho. Ambos fueron trasladados en una ambulancia hasta el Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), donde se recuperan.

Los maleantes luego de cometer el crimen huyeron del sitio criminal sin dejar rastro alguno en la balacera.

Impotencia y dolor

Luego de una hora del asesinato, parientes del infortunado, consternados y con rabia en sus rostros llegaron al sitio sangriento. Allí, los deudos se lanzaban sobre el cuerpo frío de Meleán, quien fue cubierto con una sábana quirúrgica y se lamentaban de la terrible escena.

«Por qué tanta maldad y  desgracia junta para la familia. Nosotros no somos malos por qué nos hicieron esto, por qué te mataron así. Chicho párate, ahora con quién vamos a conversar», exclamaban repetidamente las hijas del infortunado.

Las damas de la familia no se despegaron del cadáver, el cual quedó a escasos cinco metros del camión rodeado de un «gato», un caucho y la lleve «cruz» con la cual lograron sacar el caucho dañado.

Las féminas ahogadas en llanto se abrazaban y se consolaban, mientras esperaban  a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) para que realizaran el levantamiento del cadáver.

La vía colapsó

Decenas  de curiosos, quienes transitaban entre la calle 84 y 87 de la urbanización Raúl Leoni, colapsaron la Circunvalación Nº 3 para evidencia la trágica escena. Se bajaban de los vehículos para sacer su morbo.

Funcionarios del CPBEZ acudieron al sitio y resguardaron el área. Asimismo, dirigieron el tráfico para que la vía se mantuviera despejada.

A las 11:00 de la mañana sabuesos de la policía científica, llegaron al sitio, colectaron 12 casquillos, los cuales quedaron esparcidos y trasladaron el cuerpo a la morgue de la localidad.

Detectives a cargo del caso manejan como móvil el ajuste de cuentas sin descartar otras hipótesis.

Una fuente policial acotó que en lo que va de mes han asesinado a dos miembros de esa familia en distintos hechos sangrientos con la misma modalidad.

El agraviado era el menor de 10 hermanos y residía en el barrio Libertador, sector la Curva de Molina, en el oeste de Maracaibo.

 

 

Palabras clave
, ,

Comente