Autoridades presumen que se trató de un robo

Las Pulgas se tiñó de sangre, mataron a un vigilante

14 a1
15 de enero, 2018 - 9:41 pm
Madelein Faría / [email protected]

Los homicidas no han sido identificados. Policía científica incautó videos de las cámaras de seguridad de locales cercanos

Foto: Madelein Faría

Maracaibo — Sangrienta, así fue la escena que se avistó este lunes en el bloque número 12 del mercado periférico Las Pulgas, situado en el casco central de Maracaibo.

La víctima, un joven inocente que trabajaba como vigilante en el referido lugar, identificado por las autoridades como Cleiber Jesús Castillo Rodríguez, de 26 años de edad.

Su cuerpo fue hallado tendido sobre una de las mesas de hierro utilizada por los buhoneros para exponer sus productos, yacía sobre un enorme charco de sangre.

En el lugar se encontraban la hermana del infortunado y su madre de crianza, quienes no cesaban de llorar la pérdida de su ser querido.

Buen hombre

Una de las dolientes manifestó que su deudo se dedicaba a vigilar los locales y pasillos de Las Pulgas desde hace poco más de cuatro años, al tiempo que aseguró desconocer quién le había segado la vida.

La dama describió a Castillo como un joven trabajador, honesto y que no tenía problemas con nadie, por lo que a su pensar pudo tratarse de una saña causada por «choros» que deambulan por la zona.

Jornada fatal

Desde las 2:00 de la madrugada permanecía el cadáver en el lugar, el vigilante tenía un disparo en su ojo izquierdo y a un lado de éste permanecía encendido un minireproductor de color rojo con unos audífonos conectados, con lo que al parecer hacía más llevadera su jornada laboral.

La mujer que lo crió, identificada como Yeny Rangel, no paraba de dar gritos por su «hijo» al verlo allí muerto, mientras era consolada por los otros dolientes.

El sitio fue acordonado por efectivos de la policía regional hasta la llegada de los detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), quienes se apersonaron minutos después.

El cadáver fue ingresado a la morgue de Maracaibo. Los compañeros de trabajo de la víctima aseguraron que en otras oportunidades han sido atacados por criminales que buscan ingresar a hurtar en los locales del mercado.

«Del timbo al tambo»

El infortunado no tenía residencia fija, según lo comentado por sus parientes, «dormía donde lo agarrara la noche, solo sabíamos de él cuando nos visitaba de vez en cuando», afirmó una de sus consanguíneas, quien dijo que él era el segundo de siete hermanos.

Indicó además que era padre de un niño de 2 años de edad, quien ahora queda bajo el cuido de su                            mamá.

Palabras clave
, , ,

Comente