Su hermana menor permanece en Cuidados Intensivos

Joven señalado de asesinar a su abuela y a su madre gritaba: «Yo no fuí, yo no lo hice»

joven
5 de julio, 2018 - 11:29 am
Con información de El Pitazo

En el apartamento 53 del bloque 8 de Propatria, municipio Libertador, se registró el crimen. Aracelys y Mari Rosales no fueron las únicas víctimas del joven

Foto: Agencias 

Caracas – «No me dejes solo, no me dejes solo» y un «yo no lo hice, no lo hice» fueron las palabras que dijo el joven de 16 años a su tío luego de que la madrugada de este 4 de julio presuntamente asesinara a su mamá y a su abuela e hiriera a su hermana menor y a su abuelo con un cuchillo de cocina en un apartamento del bloque 8 de Propatria, en la ciudad de Caracas, durante un episodio que los vecinos califican como «sobrenatural».

A las tres de la madrugada, según familiares del victimario, el joven se levantó de la cama, fue a la cocina, tomó un cuchillo y se acercó al cuarto de su madre. Primero mató a su abuela, quien fue identificada con el nombre de Aracelys Hernández. Después hirió a su mamá, Mari Rosales, por quien, en la tarde del 3 de julio, lloraba y decía: «No quiero que mi mamá se vaya», «ella se va a ir». A su tía le tocó consolarlo con estas palabras: «Tranquilo, que ella está trabajando».

En el apartamento 53 del bloque 8 de Propatria, municipio Libertador, se registró el crimen. Aracelys y Mari Rosales no fueron las únicas víctimas. Tras los gritos de las mujeres, su abuelo, Marcos Tovar quiso detenerlo. Trató de forcejear con él, pero el joven se impuso, lo hirió con un objeto en la cabeza y le dio una puñalada en el brazo y en la mano.

Lea también: Caracas: Acusaron a cuatro adolescentes por la tragedia de El Paraiso, donde murieron 18 personas

 A su hermana, de 12 años, también la apuñaló en el cuello. La menor se encuentra actualmente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Miguel Pérez Carreño, de La Yaguara. Ella fue quien abrió la puerta del apartamento y salió corriendo por el pasillo del piso 5 en busca de ayuda.

Cuando llegaron los vecinos, quienes se encargaron de llamar a las autoridades, el joven se encontraba acostado en su cama. Tras ser interpelado por el crimen cometido, afirmó: «Yo no fui, yo no fui. Les juro que yo no maté a mi mamá».

El adolescente pasó toda la madrugada en su apartamento, custodiado por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) hasta que, alrededor de las siete de la mañana, se lo llevaron a la sede del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc), en la avenida Urdaneta, para las respectivas investigaciones. Cerca de las nueve de la mañana, funcionarios del Eje de Homicidios se llevaron los dos cadáveres envueltos en sábanas. Se pudo observar que vestían ropa de dormir.

Un niño tranquilo y deportista

Como un chico tranquilo, aplicado en sus estudios, que practicaba básket y asistía a un curso de pintura, fue descrito por amigos y familiares el adolescente de 16 años. Pedro Tovar, tío del victimario, comentó que se sentía sorprendido e impactado por lo que hizo su sobrino. «Cuando lo vi, él no me dio la cara. Solo me dijo: -Tío, no me dejes solo; por favor, no me dejes solo-».

Desde este 4 de julio, el joven quedó huérfano, pues su padre también murió en circunstancias violentas hace ocho años. El hombre fue asesinado en la entrada del mismo bloque 8 por sujetos desconocidos para quitarle su arma, debido a que trabajaba como escolta en Laboratorios Roche.

Denuncian que fue un crimen «del más allá»

El abuelo del joven, su tío y vecinos comentaron que había actuado como poseído por una entidad espiritual cuando tomó el cuchillo y comenzó a herir a madre y abuela. Se conoció que su familia practica la santería, son seguidores de la religión yoruba y en la sala de su casa hay un altar del orishá Shangó, considerado por los seguidores de la religión como el dios del fuego, el trueno y la guerra, pero también el dueño del baile, la música y la belleza viril. Sin embargo, se desconoce si en realidad el tema de la religión influyó en que el joven cometiera el asesinato. Funcionarios del Cicpc investigan lo sucedido.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente