Productores siguen vulnerables

Inundación de río Capazón se normaliza

unname
6 de diciembre, 2016 - 6:09 pm
Edwin Urdaneta / [email protected]

En río Catatumbo permanecen cinco máquinas operativas. Al sitio se apersonó Jairo Ramírez, secretario regional de infraestructuraFoto: Edwin Urdaneta

Sur del Lago. La mayor preocupación de inundación ha cesado. Los productores afectados por las aguas del río Capazón en el municipio Francisco Javier Pulgar, específicamente a la altura de Caño Pato, colectaron dinero, arreglaron una máquina y lograron taponar el boquete que abrió a una margen del afluente.

Las aguas comenzaron a bajar, pero las plantaciones, unas mil 500 hectáreas, siguen sumergidas en agua y, pese a superar la eventualidad, la preocupación sigue latente ante el estado de vulnerabilidad de la zona de Guachicapazón y Guamo Gavilanes, según indicó el concejal Arlen Romero, en conversación con Qué Pasa.

«Muchos de estos productores sacaron sus animales y salieron de sus fincas, por más que el boquete se tapó ahora viene la evaluación de los daños y de la recuperación integral de los cultivos y las ganaderías, así como crías de animales que tanto le cuesta a estos campesinos». Para la comunidad de campesinos se hace prioritaria una inversión de envergadura en los cinco ríos de Pulgar, sobre todo en el río Chama, que en 2010 salió de su cauce y continúa con puntos críticos.

Los escucharon

Mientras que la situación en río Catatumbo, que amenazó con dejar bajo las aguas a 50 mil residentes, tendió a normalizarse ayer. Cinco máquinas tipo jumbo brazo largo están operativas cerca de Guasimales, sector Casa de Tabla y Grupo Shell, donde la tensión se apoderó de los productores e hicieron eco de una «emergencia».

Al lugar se apersonó el secretario de infraestructura regional, Jairo Ramírez, quien dio cuenta que la Gobernación de Zulia desembolsó 7 millones de bolívares y la Alcaldía de Catatumbo otro millón, con los fines de cancelar el alquiler de máquinas-hora, para corregir el debilitación del dique de contención que se debilitó producto de la crecida del río.

Luis Ferrer, un productor alojado en la zona, dijo no comprender cómo después de tanta inversión que se viene haciendo, el río Catatumbo amenazó con salirse de su cauce y bañó las zonas productivas a su margen izquierda.«Aquí hemos sufrido mucho, estamos bajo las aguas y ahora necesitamos que cuando el agua baje por completo intercedan por nosotros con créditos, muchos no nos podremos recuperar», dijo, indicando que esperan pasar una Navidad sin que el invierno los deje en la nada.

Comente