Investigan si grupo irregular está disputando Catatumbo

Horror: Guerrilleros acribillaron con tiros de FAL a padre e hijo

14A
9 de noviembre, 2017 - 10:02 am
Edwin Urdaneta/Jefry Machado/[email protected]

Los criminales sacaron a golpes a los consanguíneos hasta el patio de sus viviendas. Les taparon los ojos y luego los ejecutaron sin piedad. CICPC investiga el atroz crimenFoto: Edwin Urdaneta

Sur del lago Un grupo comando de guerrilleros habría sido el responsable de acribillar a Nergio José Pinedo (50) conocido como «Neyito» y a su hijo Javier Felipe Pinedo Mora (29), en el estacionamiento de su vivienda en el municipio Catatumbo.

Alrededor de la 1:30 de la mañana del miércoles ambas víctimas, junto a una mujer que sobrevivió a la matanza, se encontraban en la vivienda sin número, calle San Juan del poblado de Encontrados, cuando los irregulares ingresaron a la fuerza por la puerta principal, portando armas cortas y largas con cañón tipo FAL, vestidura militar y acento colombiano.

La mujer sobreviviente refirió que la golpearon y después sacaron a padre e hijo del inmueble, arrastrándolos y apuntándoles en la cabeza. Los condujeron al estacionamiento y allí les vendaron los ojos con unas chemises. Primero asesinaron al mayor de los hijos de «Neyito», para que su padre escuchara morir a su primogénito asestándole 10 impactos de bala.

Después masacraron a su objetivo principal sentado en una silla metálica, con al menos trece proyectiles, según contabilizaron agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

La tortura habría quedado capturada en las cámaras de vigilancia de la vivienda, sin embargo, los hombres destruyeron a plomo los televisores, cintas y la sala de grabación.

Los vecinos, al escuchar las detonaciones, llamaron a los policías. Cuando llegaron los asesinos efectuaron tiros y emprendieron veloz huida por los caminos verdes que conducen a la frontera con Colombia.

La mujer que logró sobrevivir confesó a los uniformados que los guerrilleros le pidieron la cédula de identidad para determinar si no era hija de la víctima. Al cerciorar que no poseía algún parentesco, la hicieron a un lado y decidieron asesinar a la dupla. Los agentes del cuerpo detectivesco tratan de indagar otras razones entorno al doble homicidio. Podría tratarse de una venganza o una pugna por el territorio de Catatumbo.

Allegados a la vivienda manifestaron que el infortunado era un hombre de prestigio.  Tenía mucho dinero, que habría logrado comprando y vendiendo ganado en pie, para destinarlos a los mataderos locales. Le gustaba ayudar a las familias humildes y generaba puestos de trabajo. Una pieza que no encaja en la aparente vida moralista de «Neyito», pudo ser el detonante del atroz doble crimen.

El infortunado dejó dos hijos: una abogada y un menor de edad. En la familia y en el propio poblado de Encontrados reina el temor de que hombres de dudosa procedencia sacudan  la población surlaguense.

Palabras clave
, ,

Comente