Se presume que el ultimado pertenecía a una banda delictiva en Maracaibo

Hombre pereció tras enfrentarse a tiros al CICPC

14 A
7 de octubre, 2017 - 10:11 am
Redacción sucesos/ [email protected]

El occiso: Deivis López (29) falleció al enfrentarse a funcionarios del CICPC en su casa, en Cujicito. Dejó a tres hijos

Foto: Cortesía

Maracaibo La familia Ortega López vive el luto de uno de sus seres queridos, al ser ultimado por las autoridades en su residencia, en la parroquia Idelfonso Vásquez, la madrugada de ayer.

El hoy occiso responde a la identificación de Deivis Enrique Ortega López, de 29 años de edad, quien residía en la avenida 37 con calle 35, del barrio Cujicito (a dos cuadras del ambulatorio), al oeste del municipio Maracaibo.

Familiares del fallecido albergaron las inmediaciones de la morgue de LUZ para el retiro del cadáver de su ser amado. Un primo (quien pidió no ser identificado) relató al Diario QUÉ PASA cómo sucedieron los hechos: «Mi primo se encontraba durmiendo en su casa, como todas la noches, junto a su esposa e hijos, cuando a eso de las 3:30 de la madrugada, funcionarios del PTJ (hoy CICPC) llegaron a su residencia, sacaron a los familiares que se encontraban de la casa, sin importar la edad, para quedarse ellos solos con mi Deivis, a las horas nos avisaron que las autoridades lo tirotearon y falleció en la emergencia del Hospital Universitario».

Su esposa, dolida por el hecho, testificó: «A ellos, no les importó que estuviesen sus hijos menores de edad y su mamá. Nos sacaron a la fuerza y nos llevaron a la sede del CICPC. Horas después, me avisaron que lo habían matado».

Pasado oscuro

Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) realizaban las investigaciones de un caso interno, fueron hasta la residencia de Deivis. El investigado  sostuvo un intercambio de disparo con los funcionarios,  adscrito a la brigada contra bandas, siendo herido mortalmente. Se maneja el caso como resistencia a la autoridad. En el lugar se colectó: un arma de fuego tipo escopeta sin marca ni serial visible, como evidencia del caso. Ortega presentaba registros policiales.

Su tía, sostuvo que su sobrino es inocente: «Ahora ellos (la autoridad) van a decir que pertenecía a ‹Los chamut›, pero nada que ver, él era un hombre trabajador». Aledaños de la zona alegaron que Ortega estaba en malos pasos.

Palabras clave
, ,

Comente