Un gato llegó a mi vida y a mi hogar

Mixed breed black cat resting on the porch.
31 de mayo, 2017 - 11:16 am
Herwin Godoy / [email protected] / Liliana Bracho

Una buena tarde, se apareció en mi vida una gata negra, nada más y nada menos que negra, pensé en tenerla unos días y luego dejarla libre, -lo negro es pavoso- me repetía mientras la miraba, pero ella tenía otro plan dejándome aprender que si bien el perro es el mejor amigo del hombre,  el gato va más allá, pues el hombre se convierte en el mejor amigo del gato, ellos tienen la capacidad de escogernos, domarnos y hacernos fieles a sus gustos solo por lograr un ronroneo a nuestro favor.

Comenzó por enamorarme lo fácil que son de cuidar, ya que nunca generó un mal olor pues parece que vienen preparados para mantenerse limpios y acicalados, lo hacía todo el tiempo.

Además desde cachorra buscó su caja de arena para hacer sus necesidades, sin que yo dedicara gran cantidad de tiempo en enseñarla, aunque aprendí que si se queda sola y encerrada en el cuarto sin su caja de arena accesible tomará la cama como sanitario, error que nunca más volví a cometer.

Luego de demostrarme que con este proceso de autolimpiarse quedaba peinadita, sin parásitos, limpia y no dejaba tanto pelo en el sofá,  me terminó de enamorar lo melosa que llegó a ser todas las tardes cuando llegaba empezaba a ronronear y se entrelazaba entre mis piernas mientras caminaba para que la acariciaba y como por arte de magia mi estrés se iba, tenía esa facultad de calmarme con lo que yo llamo el motorcito en su garganta, que mezclaba con el movimiento de sus patas, agradecimiendo la caricia.

Lo que más me gusta de mi “Tormenta”, así se llama la gata que robó mi corazón,  es que todas las mañanas me despierta con ronroneos y caricias para que le de comer, y que no deja su deber de caza, desde que ella llegó, ni yo, ni nadie del edificio compra veneno para ratas, pues ella, junto a dos amigos felinos que viven en la residencia, mantienen el perímetro libre de estas plagas, aunque muchos cadáveres terminen como ofrenda en la puerta de mi cuarto.

Buenas y limpias madres

Cuando dio a luz su primera y única camada, antes de esterilizarla para evitar el abandono de los felinos, entendí lo vital que es para ello el acicalamiento, cuando vi que en las primeras tres semanas ella lamia a sus cachorros en el abdomen para estimularlos a defecar y orinar.

Aprendí con ella además que son las madres más limpias que existen, en su lecho que preparó con mi ayuda tomando trapos y una franela que me robó del cesto de la ropa sucia, luego de dar a luz no había manchas de sangre, solo sus seis cachorros en perfecto estado acomodados.

Veterinarios buenos amigos

Tras su alumbramiento también aprendí lo importante de vacunarlos además de contra la rabia, el Dr. Jouhany Galiz Medico Veterinario asesor de FARMAVET, me ayudó a cumplir con el régimen de vacunas de los pequeños gatitos antes de regalarlos,  a los 40 días de nacidos lo desparasitó, y a las 9 semanas, les aplicó la trivalente felina que los protege de la panleucopenia, la rínotraqueitis y el calcivirus felino y luego les inyectó la vacuna contra la leucemia felina, un mal muy peligroso que constituye una de las causas de mayor mortalidad en estas mascotas, obviamente aprovechamos para que Tormenta tomara sus dosis.

Una tarde mi gata por proteger a sus crías tuvo una pelea y resultó herida por otro gato en la pata, gracias a la  veterinaria Andreina Valladares de Pet Happy  comprendí que si son heridas profundas requieren en su mayoría de tratamiento antibiótico para evitar infecciones y que hay que prestar especial atención a las orejas y ojos (diana de mordiscos y zarpazos), y observarlos si hay abscesos se debe acudir a un profesional.

Gracias a estos profesionales  también aprendí a que hay que llevarlos en caso de sufrir algún accidente de atropellamiento o caída de más de cuatro metros de altura y que su traslado debe ser en una jaula, con suficiente espacio y evitando que se mueva, debido a que solo un profesional puede descartar fracturas, hemorragias, entre otras complicaciones que pueden causarle la muerte.

Aunque no he tenido que asistir por las razones antes mencionadas, si lo hice por una intoxicación de Tormenta, por dejé unas pastillas de acetaminofén en un pote abierto encima de la mesa de la cocina, y ella como buena gata andariega y juguetona consumió varias de las píldoras por lo que presentó vómitos, diarrea, y tuvo un comportamiento extraño estuvo a punto de shock lo que me llevarla de emergencia  y fue tratada,  desde ese día guardo todo lo que pueda ocasionarle daño, productos de limpieza, medicamentos, insecticidas, entre otros.

Para mayor información sobre los cuidados de tus gatos puedes consultar a la Veterinaria Añez Torres en http://atveterinaria.blogspot.com/

Enfermedad más común

Según Mariedy Rodriguez Veterinaria de mundo de huellas la enfermedad más común que aqueja a los gatos es  la Obstructiva de las vías urinarias felinas se caracteriza por la presencia de sangre en la orina, dificultad para orinar, imposibilidad para orinar o quejidos durante la micción.

Para evitarlos se debe limpiar la bandeja de heces constantemente, procurar que realicen actividades físicas, sobre todo luego de la castración, darle suficiente agua y cuidar su dieta dándole  alimentos ricos en taurina, y bajos fosforo y magnesio y medicamentos a base de petrolatos que mejoran el tránsito intestinal.

Gatos gatos

 

Palabras clave
,

Comente