El adulante no tiene amigos y le sobran enemigos (Felo Barradas)…

Francis Juzga

26 de agosto, 2016 - 12:04 pm
Francis Blackman

*** El deporte marcó la pauta en el mundo durante 17 días. Río 2016 fue un remanso en tiempo de dificultades. Tiempo para olvidar problemas para que los dioses del Olimpo ocuparan la mente de todos. Los temores por ataques terroristas y los embates del zika no se dieron —a Dios gracias— y todo culminó bien.

Las lágrimas también compitieron. Las derramaron ganadores y perdedores y el público que plenó las tribunas. Cada triunfo, cada derrota ameritó una lágrima, a veces furtiva, que pugnaba por no brotar, pero imposible de contener. Vimos gestos de hermandad entre atletas y el gesto de una atleta ayudando a su rival a levantarse, luego de una caída, quedó para la historia.

*** Reflexión. «El vuelo de los Gansos».
La ciencia ha descubierto que los gansos vuelan formando una V, porque cuando cada pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás. Volando en V, toda la bandada aumenta por lo menos en 71% más su poder de vuelo que si cada pájaro lo hiciera solo. («Cuando compartimos una dirección común y tenemos sentido de comunidad podemos llegar a donde deseamos más fácil y más rápido»). Este es el beneficio de apoyo mutuo.

Cada vez que un ganso se sale de la formación y siente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de volar solo y de inmediato se incorpora de nuevo a la fila para beneficiarse del poder del compañero que va adelante. («Si tuviéramos la lógica de un ganso nos mantendríamos con aquellos que se dirigen en nuestra misma dirección»); cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar. («En la vida no se trata de sobresalir individualmente, sino de trabajar en equipo»).

*** La semana pasada en el programa Magazine Zuliano, de Piquito Ferrer, presentaron al grupo Son de Cabimas. Pues bien, interpretaron en tiempo de gaita el tema 12 Campanadas, que hace años, a inicios de la década de los 70 y en tiempo de bolero, había grabado Chalo Navarro con el Súper Combo Los Tropicales.
El tema es de la autoría de Tony Figueroa «El Pavo Viejo de Cabimas» y la cantó a dos voces con Guzmán, su hijo. Fue cuestión de horas para que se convirtiera en polémica. Tony escribió la referida canción, y hay más. Primero se llevó al acetato con el Súper Combo y dos años más tarde lo hizo Tony con Los Capri.

*** Quejas del Intergaiteros. El afán de ganar ha llevado a que ciertos equipos incluyan en sus róster a quienes no son gaiteros. Años atrás ni aun los atrileros podían estar en el terreno de juego. La situación tiene molestos a los denunciantes, quienes alegan que el propósito del certamen es presentar otra fase del gaitero. El deporte —en este caso el softbol— fue el elemento escogido. El torneo está avanzado y nada se podrá hacer en ese sentido, pero el reclamo por bien fundamentado, es válido. ¿Qué tiempo de vida le queda al torneo? La presentación de grupos de primera es costosa y la venta de cerveza no ha sido productiva por el costo de la misma por unidad.

*** Llegó el 1° de septiembre y con la fecha, el inicio de la temporada gaitera 2016. ¿Qué espero? Mejores gaitas, tanto en lo musical como en la composición. Creo que llegó la hora de retomar el trabajo, magnífico por cierto, que se hizo en los años 60. Las gaitas de entonces siguen dominando el ambiente, lo que molesta a muchos que piensan que lo nuevo es lo que debe sonar, pero no ha sido así, porque las fallas han sido muchas.

FOTO Columna del señor Francis- PPGA

Ejemplo: Los atentados contra de la gaita han sido muchos en los últimos años. Todos de muy mala intención. La intentada eliminación del furro, la inclusión de una percusión de lo más estridentes, que ahoga al resto de instrumentos, las composiciones sin ningún tipo de mensaje y el marcado guaracheo que le han introducido a nuestro primer canto pascuero, deben ser erradicados por el bien de la gaita misma.

A mi juicio Barrio Obrero de Cabimas quedó a la deriva. «Nano» Silva se queda en Miami, donde su talento musical comenzó a darle frutos. Volver no luce conveniente después de haber conocido otro tipo de vida. ¿Qué pasará con la agrupación? No me atrevo a juzgar tan delicada situación, por no herir susceptibilidades. Sepan que siento un profundo respeto por la raíz de la familia Silva Narváez.

En la misma tónica anda Koquimba. El bajo perfil del grupo en las tres últimas temporadas obliga a intentar un repunte. Hemos notado cambios a todos los niveles que ojalá conduzca a la recuperación deseada.

Pero Cabimas, y con ella todo el Zulia, tiene el derecho a saber qué sucederá con la decano de los grupos gaiteros. Entiendo que nada es eterno, pero para la prolongación de las cosas están las dinastías y generaciones, que en este caso nos hicieron creer estaba allí y que nada había que temer.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente