Finaliza motín que sumó al menos 10 muertos en cárcel de Brasil

Special Operations Command personnel keep watch during a visit to the Anísio Jobim Penitentiary Complex --where 56 inmates were killed during a riot on two weeks ago, on January 14, 2017 in Manaus, Amazonas, Brazil .
The Brazilian government deployed emergency personnel to secure prisons after a series of massacres. The reinforcements of police agents will bolster security around the prisons as well as helping search for 114 prisoners still on the run after violence at a jail in Manaus, Amazonas on January 2. 
 / AFP PHOTO / Raphael Alves
15 de enero, 2017 - 10:37 am
AFP

 Las fuerzas de seguridad ingresaron en la mañana de este domingo al presidio de Alcaçuz, el mayor del estado de Rio Grande do Norte, catorce horas después de iniciada la rebelión 

Foto: Agencias 

Brasil — La policía brasileña controló este domingo un motín en una cárcel de Natal, en el noreste, que sumó al menos diez muertos a los más de cien que ya dejó una guerra entre facciones criminales desatada en centros penitenciarios desde el inicio de  2017.

Las fuerzas de seguridad ingresaron en la mañana de este domingo al presidio de Alcaçuz, el mayor del estado de Rio Grande do Norte, catorce horas después de iniciada la rebelión, que las autoridades sospechan es el más reciente episodio de una sangrienta lucha por el control del narcotráfico en las cárceles del país.

«La situación está absolutamente controlada», dijo Caio Bezerra, secretario de Seguridad Pública del distrito, en una rueda de prensa en la que informó que hay «más de diez» reclusos muertos.

Mientras la tropa de choque aún continúa trabajando dentro del recinto, el funcionario señaló que no era posible determinar el saldo definitivo del motín y que probablemente ese dato sea informado durante la tarde.

La rebelión comenzada en la tarde del sábado estalló luego de que presos supuestamente de diferentes organizaciones criminales lograron salir de sus pabellones para enfrentarse brutalmente.

Las fuerzas de seguridad cercaron el exterior de la cárcel y debieron esperar hasta el amanecer del domingo para irrumpir con vehículos blindados ya que los detenidos había cortado la luz y conseguido armas pesadas.

Superpoblación 

El coordinador de la administración penitenciaria estatal, Zemilton Silva, señaló en la víspera que había cuerpos decapitados, un símbolo recurrente del nivel de violencia que se vive en las cárceles superpobladas del país.

Las cárceles brasileñas se han convertido en escenario de una guerra por el control del narcotráfico que la autoridades atribuyen a los dos principales grupos criminales del país: el Primer Comando de la Capital (PCC) de Sao Paulo y el Comando Vermelho de Rio de Janeiro y sus aliados.

El pasado martes, el gobierno desplegó 200 efectivos de la unidad especial de Fuerza Nacional en los estados norteños de Amazonas y Roraima luego de dos matanzas de gran escala en sus cárceles.

En Manaos, capital de Amazonas, 56 presos murieron en un motín el pasado 1 de enero, en la segunda mayor masacre carcelaria registrada en Brasil.

Y cuatro días después, el horror se repitió en una cárcel de Boa Vista, capital de Roraima, donde murieron 33 presos.

Comente