Los 40.638 bolívares alcanzan para comer aproximadamente tres días

El nuevo aumento de salario no garantiza el pan de cada día

canasta alimentaria
9 de enero, 2017 - 2:44 pm
Lisandra Ramírez/ [email protected]

En los establecimientos formales cada vez se encuentran con más frecuencia alimentos básicos nacionales e importados a precios varias veces por encima del regulado

Foto: Agencias

Maracaibo – El 50% del aumento en el salario mínimo, decretado el pasado domingo por el presidente Nicolás Maduro, no garantiza que una familia venezolana pueda tener en su casa el pan de cada día. La acelerada variación en el precio de los alimentos, regulados y no regulados, ha hecho que el poder de compra de los sueldos se diluya.

Luego de la autorización de importación de los productos colombianos para abastecer los anaqueles venezolanos, se ha notado una significativa disminución de los productos hechos en Venezuela en los distintos supermercados del país.

Desde hace aproximadamente dos años los ciudadanos para poder adquirir un producto de la canasta alimentaria a precio justo, deben hacer una cola en las afueras de un supermercado hasta de 7 horas. La diferencia entre los precios de los mercados informales y de los supermercados se ha disminuido. En los establecimientos formales cada vez se encuentran con más frecuencia alimentos básicos nacionales e importados a precios varias veces por encima del regulado.

Si los trabajadores que ganan salario mínimo, acuden solo a los puntos de venta informales, gastarían los 40 mil bolívares que van a empezar a cobrar la próxima quincena en apenas 10 de los 58 productos de la canasta alimentaria que mide el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas).

Comercios informales

En los puestos informales ubicados en el casco central de la ciudad marabina, un kilo de harina de maíz -que según la SUNDDE cuesta 190 bolívares-, se vende hasta en 3.800 bolívares; el kilo de arroz, que indica 2.800 bolívares, lo expenden en 3.600 bolívares; el kilo de azúcar que marca en el envase 380 bolívares, lo comercializan hasta en 3.800 bolívares, 500 gr de margarina 5.600 bolívares y un frasco de mayonesa más de 4 mil bolívares. La leche en polvo supera los 10.000 bolívares. Además, en los frigoríficos un kilo de pollo, cuesta desde 4 mil a 5 mil bolívares.

Mercado formal

Si la persona tiene la posibilidad de comprar en comercios formales, el bono le alcanzaría para un kilo de carne, que cuesta 7 mil bolívares (a pesar de estar regulado en 250 bolívares), un cartón de huevos, que se vende hasta en 5.600 bolívares, aun cuando según la Sundde debería costar 420 bolívares; un kilo de lentejas que lo expenden hasta en 5.000 bolívares; las caraotas puede costar Bs. 4.000; un kilo de queso blanco duro ronda los 8.300 bolívares; harina de arroz que está en 1.400 bolívares, un litro de aceite 3 mil bolívares y un paquete de pan de sándwich que está entre 1.600. Además, alcanzaría para un kilo de tomate que ronda los 2.500 bolívares; uno de cebolla que asciende a 2.000; uno de zanahoria que también cuesta 1.500 y un kilo de papas que sale en 1.800.

Comente