Para mejorar tu salud

Efectos catastróficos de la sobrecarga de trabajo

Estres-en-el-trabajo-768x459
28 de septiembre, 2017 - 8:48 am
Joiner Villasmil Pasante UNICA/[email protected]

La sobrecarga de trabajo surge cuando una persona se somete a realizar una serie de trabajos o solucionar problemas que vayan más allá de su capacidad. A lo que comúnmente el individuo está acostumbrado

Foto: Getty images

Las personas con sobrecarga de trabajo son aquellas personas que se ven en el punto de no poder satisfacer o completar todas sus exigencias laborales. Hay personas que trabajan a un ritmo complicado. Van de un sitio de trabajo a otro y tienden a sobrecargarse de trabajo. Creen que pueden llevarlo y en cierta forma lo llevan, pero al no ser capaces de mantener el peso durante mucho tiempo, terminan agotándose y colapsan.

Entre los trabajos realizados, pueden sobrecargarse al incrementar las tareas en espacios de tiempos prolongados.

¿Qué pasa en lo psicológico?

Lo principal que puede pasar son las repercusiones psicológicas que conllevan a disfuncionalidades del comportamiento y la comunicación. El estrés y los trastornos por ansiedad inician su trabajo en la persona. El deterioro avanza. Así mismo, el estrés y la ansiedad se manifiestan en forma de sensación de tensión psíquica, tendencia a sobresaltarse. También, se puede estar muy susceptible al entorno. Las emociones se expresan en su máxima expresión, existiendo con mayor fuerza, mucha irritabilidad.

Aunado a lo anterior, el pesimismo y los malos presentimientos empiezan a reinar en la mente. En todo caso, la persona puede “controlar la situación”. Llevar un ritmo de vida “ordenado”, dentro de lo que cabe; tanto así, que logrará cumplir con su trabajo, a pesar de la sobrecarga, pero luego sucederá todo lo contrario. Terminará desplomándose.

Situación de fracaso

fracaso 2

La sobrecarga llevará a la persona a una situación de fracaso en sus actividades laborales o en cualquier otra en la que se desenvuelva. Es posible que la persona tome la decisión de interrumpir su trabajo y tomar un tiempo para sí misma; sin embargo, al persistir la sobrecarga, cuando regrese a retomar sus tareas, volverá a caer en una situación similar.

En algunos casos se le puede achacar al agotamiento otra enfermedad, tratando de engañar al cerebro. Puede existir dificultad para reintegrarse al trabajo, pero es necesario identificar qué dejar de hacer para volver y tomar la iniciativa de organizar verdaderamente las actividades, eliminar por completo la sobrecarga y rendir hasta donde tus capacidades te permitan.

¿Se puede llegar a una depresión?

Sí. Se puede llegar a tener depresión, por culpa del agotamiento extremo; aunado a las situaciones que viva el individuo. El entorno en el que está inmerso. Todo influirá a que eso suceda; la sobrecarga empuja a la depresión pero los demás problemas son pequeños detonantes. Lo más recomendable es buscar ayuda psicológica y atacar el problema partiendo del trabajo emocional y un relajamiento físico contundente.

¿Se puede llegar a tener miedo al trabajo?

fobia 2

Si la disfunción con respecto a la sobrecarga de trabajo persiste, por supuesto que sí se puede llegar a tenerle fobia al trabajo. Porque de inmediato, el estrés y la ansiedad se relacionan con la actividad que realizas. Tu cerebro puede entender que la llevaste a cabo y eso fue según tu cerebro lo que te ocasionó la crisis de estrés y ansiedad, es por eso que hay que apuntar y proceder a etiquetar con su nombre al problema.

Si no puedes hacerlo tú, busca ayuda de un médico que te auxilie con el fin de sobrepasar la situación para que de este modo no llegues a tenerle fobia a lo que haces. Si ya pasas por este cuadro, también te ayudará a salir de él. Pero para eso, debes poner todo tu esfuerzo emocional. Con voluntad podrás salir del problema.

Comente