Inocentes y culpables están en el paredón judicial

Detenidos por avioneta fueron golpeados para que dijeran dónde estaba la droga

15A
5 de febrero, 2017 - 10:51 am
Edwin Urdaneta / [email protected]

Pese a la golpiza a los detenidos, la droga aún sigue sin aparecer, sin ser el ansiado tesoro que las fuerzas castrenses anhelan mostrar ante la opinión pública nacional

Foto: Edwin Urdaneta

Jesús María Semprún — Entre los 14 detenidos en el allanamiento de la avioneta Cesna turbo Centurión YV2118, localizada en la finca La Violeta en El Cruce, al Sur del Lago de Maracaibo, hay personas que, por estar en el lugar y hora equivocados, fueron detenidos y torturados, por funcionarios del Ejército Nacional, para que develasen dónde ocultaban la droga transportada.

El encargado de la finca, sus trabajadores, tres motorizados curiosos del suceso y un vendedor de ganado, fueron puestos a pleno sol desde las 10:00 am hasta las 7:00 pm del lunes, sin agua ni comida, a modo de que cantasen el destino de la presunta cocaína que públicamente, estaría dentro de la avioneta que voló desde Guatemala hasta el poblado de El Cruce.

Inocente por medio

Uno de los detenidos tenía consigo a su hija, de 2 años. Los militares, de acuerdo a Gustavo Meléndez, abogado defensor, colocaron un cuchillo en la garganta de la menor y delante de su progenitor, Isael Salazar (39), le dijeron: «Si no quiere que la descuarticemos, dígannos dónde está la droga». La inocente, a raíz del fuerte impacto, está recibiendo atención psicológica. «Se levanta por las noches, llorando, solo pide ver a su papá y cuando está sola se estremece y da gritos», quizá rememorando la tortura de Isael, cuyo rostro y pantalón ensangrentados no fueron presentados ante la prensa.

«Hemos solicitado la nulidad del caso que se lleva a través del Tribunal Tercero de Control de Santa Bárbara de Zulia y también lo elevamos a la Corte de Apelaciones en Maracaibo, porque han violado la Constitución y el debido proceso. A un testigo no puede forzársele a declarar, sino investigar los hechos y constatar las coartadas y testimoniales; también por lo de la niña hemos solicitado un amparo», sentenció el jurista.

Isael clama

Salazar fue detenido el mismo día que su mujer traía al mundo al tercero de sus hijos. Iba a la finca La Violeta a buscar el dinero de unas reses que había vendido, para cancelar la intervención quirúrgica de la dama, quien estaba recluida en un centro médico de Machiques de Perijá.

«Él compró leche para su hija de 2 años y la llevó hacia la finca haciendo las diligencias porque su esposa estaba a punto de dar a luz, en ese momento los efectivos del Ejército lo retuvieron, lo golpearon y ahora su destino es incierto», contó un familiar. Los padres de Isael están en Cúcuta, Colombia. Él es nativo de Ocaña, Norte de Santander, y vino a Venezuela desde pequeño. Se gana la vida comprando y vendiendo ganado. Su suerte cambió el lunes 30 de enero, cuando la aparición de la narcoavioneta, con armas, combustible y vehículos, desgració su existir. No conoce a su hijo recién nacido y la familia tuvo que prestar dinero para costear la cesárea de su esposa y para los honorarios profesionales del abogado.

Los familiares de Salazar y los tres motorizados acudieron solo a «averiguar» el hallazgo de la avioneta y están encarcelados, esperando que la justicia constate  si en realidad los detenidos operan para la red de narcotráfico en Guatemala, Colombia y Venezuela.

Palabras clave
, ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente