A propósito de dopaje

Demasiados enfermos crónicos en el deporte

8 y 9 D- (Silueta)-Agencias
17 de septiembre, 2016 - 2:56 pm
Agencias

Para poder recibir una autorización, el historial médico de un deportista debe ser enviado a su Federación Internacional y su Agencia Antidopaje nacional

Foto: Agencias

Según la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), más de 21 mil de los 200 mil deportistas que supervisa en todo el planeta sufren una enfermedad crónica y la cifra aumenta: en 2013 se añadieron a la lista en 636 atletas; en 2014, 897 y el año pasado, 1.330. Todos ellos tienen permiso para utilizar algún tipo de sustancia ilegal (las llamadas autorizaciones de uso terapéutico o AUT) y ahora suponen, por un ciberataque de los hackers rusos Fancy Bears a los archivos de la Agencia y la diaria publicación de casos, una fisura en la credibilidad del deporte.

Para poder recibir una autorización, el historial médico de un deportista debe ser enviado a su Federación Internacional y su Agencia Antidopaje nacional y ambos organismos deben contar con comités médicos especializados para revisarlo y certificar que la medicación no concede ventaja: en el caso español, el ente está formado por seis doctores.

El uso de estimulantes por parte de Simone Biles (diagnosticada de hiperactividad) o de corticoides por parte de Chris Froome (asmático) puede sorprender, pero ha sido aprobado, a lo largo de años, por decenas de profesionales. «Quieren hacer ver que los deportistas han hecho algo mal, pero no es cierto: han cumplido los requisitos para tomar esas sustancias», denunciaba ayer el presidente de la Agencia Estadounidense (Usada), Travis Tygart, que negaba que el sistema dejara grietas.

Comente