Entre ellos un menor de edad

CICPC ya tiene en su poder a los presuntos asesinos del contratista

CICPC
5 de mayo, 2017 - 9:00 am

Familiares de la víctima agradecieron la actuación policial del comisario Curiel, de Polisur, «por su excelente trabajo»

Foto: Graibelys Dávila

Maracaibo — Miguel Ángel Zambrano Marín, de 26 años, Pedro Luis Vera Lista, de 18, y un menor, de 17 años, conocido con el alias de «El Negrito», ya están bajo la tutela del Eje de Investigaciones de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), para ser investigados por el homicidio de Ángel Ramón Bozo, de 65 años, quien fue golpeado, estrangulado y asesinado el pasado 27 de abril, cuyo cadáver fue abandonado en la Zona Industrial del municipio San Francisco.

La noche del miércoles funcionarios de la Policía de San Francisco (Polisur), dieron con el paradero de los presuntos homicidas en el Kilómetro 4, lugar en el que también fue hallado el carro de la víctima.

Los funcionarios sureños informaron que la captura se logró gracias a la intervención del registro de llamadas telefónicas de la víctima, quedaron recluidos en la sede del cuerpo policial, mientras se remitía el caso al CICPC, el cual es el organismo propicio para investigaciones de ese carácter.

El director de Polisur, comisionado Osmán Cardozo, afirmó que Zambrano confesó el crimen y brindó a las autoridades detalles sobre lo sucedido.

Dos versiones

Miguel Zambrano declaró a los uniformados de Polisur que lo planeado, junto con los otros dos homicidas, no era asesinar a Bozo. Según él, el objetivo era robarle su vehículo y un dinero en efectivo que tenía, dado que le adeudaba «unos cuantos pagos» correspondientes a sus semanas de labores como chofer y mecánico de su negocio (contratista de construcción). Sin embargo, de acuerdo a lo que dijo durante el interrogatorio a los policías sureños, es que asesinó a Bozo porque se dio cuenta de que él estaba implicado en el robo, ya que sus dos «compinches» mencionaron su nombre.

Pese a esto, ante los detectives del CICPC, otra fue la historia que contó. Solo coincidió que su rabia por la deuda lo conllevó a asesinarlo.

A los sabuesos, Zambrano les afirmó que habría planificado el homicidio contra Bozo, con al menos una semana de anticipación, ya que «un día le vi en la camioneta una paca de dinero y le pregunté que por qué no me cancelaba más de lo que yo ganaba (Bs. 30 mil semanal) y él me respondió que no, pues esa plata era para una mujer (ajena a su matrimonio)». Fue esa la conversación que marcó el tope del rencor y la rabia dentro de Miguel para con quien era su patrón.

La confesión

«Ese día él me estaba llevando para mi casa en el sector Gallo Verde, él venía manejando y yo de copiloto, cuando agarramos la Circunvalación Dos a la altura de la bomba El Turf, yo le digo que se pare que se me quedó el teléfono, allí se montaron Pedro y «El Negrito», el señor Ángel lo pasamos de copiloto y yo me puse a manejar. Detrás de él iba Pedro y atrás de mí «El Negrito». Mientras yo le daba golpes en la cabeza y en el pecho, ellos con un mecate lo estaban asfixiando. Cuando ya estaba muerto lo dejamos tirado por la Zona Industrial y nos fuimos en el carro, porque el plan era venderlo por piezas para pagarle yo a mis amigos y que me quedara algo, pero como nos pusimos nerviosos lo dejamos botado en el Kilómetro 4». Así lo relató Zambrano ante los detectives del CICPC.

El trío de presuntos homicidas seguirá recluido de manera preventiva en los calabozos de la subdelegación Maracaibo de la policía científica, hasta tanto el Ministerio Público adelante las investigaciones correspondientes y un juez dicte la sentencia, mientras dure el proceso de investigación los 45 días reglamentarios.

Palabras clave
, ,

Comente