Capturaron a sujeto que mató a machetazos a su mujer

detenido
14 de diciembre, 2016 - 6:15 pm
Edwin Urdaneta / edwinurdaneta@quepasa.com

La detención del sujeto se produjo a la altura del sector Caricaimán en el kilómetro 15 de la carretera Machiques-Colón cuando el asesino pretendía fugarse hacia Maracaibo, donde tenía familiares que le darían alojo mientras evadía a la fuerza de seguridad y orden público, pero su hazaña duró poco

Foto: Cortesía

Sur del Lago. Los dioses indígenas escucharon el clamor de la familia Rincón. Ayer a las 12:45 minutos de la tarde oficiales del Cuerpo de Policía Bolivariana de Zulia del municipio Catatumbo, jurisdicción de El Guayabo, dieron captura al homicida de María Teresa Rincón Rincón, de 45 años, quien fuera asesinada a machetazos -en el sector Varadero, sector Caño Cañafístula- por su esposo Guillermo Rincón (57) y con quien procreó seis hijos.

La detención del sujeto se produjo a la altura del sector Caricaimán en el kilómetro 15 de la carretera Machiques-Colón cuando el asesino pretendía fugarse hacia Maracaibo, donde tenía familiares que le darían alojo mientras evadía a la fuerza de seguridad y orden público, pero su hazaña duró poco.

El hombre fue aprehendido y en el centro de arrestos preventivos San Carlos de Zulia los reos preparaban un nada cordial bienvenida para el nuevo inquilino, quien dijo a la policía no recordar la noche en que desenvainó el machete con que labraba en el campo y rebanó a su mujer en varias partes de su cabeza, brazos y piernas, al punto que el desangramiento y las complicaciones por el tétano terminaron dejándola sin vida en el Hospital Santa Bárbara el pasado martes.

Se conoció que ayer fue velada María Teresa, sin embargo había diferendos porque no querían hacer una velación de varios días, como es costumbre en la tradición indígena wayuu. Lo que analizan en el núcleo de la occisa es efectuar un cobro a la familia del asesino y agresor de su cuñado, quien ahora permanece en Mérida, curándose de las sajaduras del filoso objeto metálico. Los seis hijos de la infortunada y del padre asesino quedarán en custodia de la familia materna. Los desconsolados descendientes no encuentran sosiego en su alma para afrontar la atroz pérdida, a causa del alcohol y las drogas que condujeron a Guillermo a perpetrar la desgracia.

Comente