Dos oficiales del CPBEZ fueron heridos, un joven fue diagnosticado con perforación de pulmón

Caos, heridos, rapto y «trancaasaltos» se alzaron ayer en la ciudad

Captura
7 de julio, 2017 - 1:22 pm
Mayerlin Barboza / [email protected]

 En los cuatro puntos cardinales de la metrópolis marabina la jornada de «trancazos» convocada por sectores de oposición, culminó en caos

Foto: Paola Chirinos

De manifestación a vandalismo

Como «trancaasaltos» fueron adjetivadas las actividades. Hubo desde cobro de peajes, saqueos y hasta raptos.

Un paramédico y un manifestante resultaron heridos cuando a las 8:00 de la noche en el sector La Pícola, la turba intentó robar una ambulancia y el conductor para evadir el hurto colisionó el vehículo.

En distintos hechos dos jóvenes fueron raptados por motorizados. Carlos Medina y Alejandro González fueron secuestrados cerca de la Urbe y El Naranjal, respectivamente. Horas más tarde ambos aparecieron con vida, pero en el caso de Medina su vehículo fue desvalijado.

En la C-2, a la altura de  la  estación  de servicio El Turf, se registraron actos de saqueos a los establecimientos comerciales  de ese perímetro.

Usuarios de la red social Twitter reportaron que manifestantes encapuchados asaltaban a los transeúntes que por el factor «trancazo» regresaban a pie a sus viviendas.

Los alrededores de la URBE fueron trancados. Un equipo de reporteros de Noticia al Día fue atacado, los vidrios de su vehículo fueron quebrados a pedradas.

Disputa entre pueblo y autoridad

Los enfrentamientos no se hicieron esperar. En las Torres del Saladillo la represión se manifestó a través de bombas lacrimógenas con gas de color naranja que no solo asfixiaba a los presentes, sino que también los marcaba con dicho color.

En la calle 85 Falcón, sector Belloso, también funcionarios de la GNB y CPBEZ reprimieron a quienes  efectuando fue identificado. Respecto a él se conoció que ingresó al IVSS de ese sector y fue diagnosticado con perforación pulmonar producto de un objeto punzo penetrante. Este hecho lo investiga el CICPC.

Persecución y detención

José Márquez, comisario jubilado de la antigua PTJ, fue de- tenido por liderar la marcha que harían los funcionarios jubilados de ese organismo la mañana de ayer, en apoyo a la salida del actual Gobierno.

Por otra parte, presunta- mente, se inició una persecución contra un sacerdote que aparentemente viajaba a bordo de una camioneta con jóvenes cargados de morteros. Sobre este hecho se señaló al padre Palmar, sin embargo, no se confirmó que se tratara de él.

Castrenses de la GNB detuvieron a ocho sujetos en la C-1 por estar presuntamente incursos en el cobro ilícito de peajes.

En Los Haticos uniformados del CPBEZ detuvieron a un vendedor de cauchos, pues vendió unas en el sector Gallo Verde, en la avenida principal, calle 49, atacándolos de forma física y con bombas lacrimógenas.

Elvis Villalobos, de 18 años, junto a sus padres y hermanas fueron una de las víctimas de este suceso, quienes se encontraban manifestando de forma pacífica dentro de la hora establecida para el «trancazo» y fueron sometidos a represión por este cuerpo.

Según testigos el joven quiso correr huyendo del maltrato y los oficiales perpetraron dos propiedades privadas, números 99C-62 y 99C-21, sin respetar la presencia de niños y ancianos, sometiéndolos a ataques de gases lacrimógenos. El manifestante, quien recibió en la cara la explosión de una bomba, y junto a él una anciana resultó herida. Ambos recibieron los prime- ros auxilios de los paramédicos de La Cruz Verde.

Por otro lado, en el puente de Pomona hubo despliegue de la GNB en los puntos estratégicos de la C-1.

Los vecinos del sector Altamira Sur y Río Piedra, quienes se encontraban manifestando —según ellos— pacíficamente, afirman que la presencia militar estuvo todo el día, fueron aprehendidos, atacados con gases lacrimógenos, hubo violación de la propiedad privada y apresaron a varios sujetos.

Liquidado

Un fuego cruzado disputó un presunto «tranca- asaltante», en el municipio Jesús Enrique Lossada.

Específicamente en la entrada del sector La Arrocera, vía a Las Amalias, funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ), precisaron a Mauro Enrique González, de

26 años, quien además de estar sindicado por ser un azote de la zona era señala- do de asaltar a transeúntes en los «trancazos» efectuados en ese municipio.

Los oficiales le cantaron la voz de alto, pero omitió la orden por lo que se inició una persecución que culminó en una disputa de balas y resultó herido.

Lo trasladaron a bordo de una patrulla al hospital José María Vargas pero los galenos de turno manifestaron que había ingresado sin signos vitales.

 

gffg

Palabras clave
, , ,

Comente