Policía científica descarta el robo como móvil

Asfixian a pensionado con una camisa dentro de su casa

14 A 2 - K BORGES
1 de diciembre, 2016 - 10:45 am
Haroldo Manzanilla / [email protected]

La víctima era pensionado, vivía solo y acostumbraba a meter en su casa a jóvenes entre 20 a 25 años y decía que eran sus sobrinos

Foto: Kendry Borges

San Francisco — Desalmados arrastraron a la muerte a un abuelito. Se trata de un adulto mayor pensionado, quien fue asfixiado con una camisa, ayer en horas de la madrugada, dentro de su propia casa, ubicada en el sector San Benito, parroquia El Bajo del municipio San Francisco.

La víctima respondía al nombre de Luis Alberto Romero Martínez, alias «Lucho», de 67 años y vivía solo en su residencia, puesto que no tenía esposa ni hijos.

El cuerpo sin vida fue hallado maniatado y tirado en el porche de la residencia por los vecinos del sector, quienes iban camino a sus lugares de trabajo y dieron parte a las autoridades.

Al lugar del suceso llegaron los detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), quienes realizaron las investigaciones correspondientes para esclarecer el caso. Además, hicieron el levantamiento del cadáver, el cual fue trasladado a la morgue forense de la Universidad del Zulia (LUZ).

Los sabuesos del CICPC descartan como móvil el robo, puesto que las cerraduras de la vivienda no fueron forzadas, por lo que presumen que el homicida entró con autorización del dueño (occiso).

 

Metía jóvenes a la casa

Por su parte, los vecinos de la zona informaron al equipo reporteril de este rotativo que «Lucho» metía constantemente jóvenes entre 20 a 25 años a la casa y decía que eran sus sobrinos.

«Las personas que entraban siempre a esa casa no eran de por aquí», dijo un morador.

Aunque QUÉ PASA no logró hablar con los familiares directos, los residentes de San Benito, destacaron que en la parte de atrás del lugar del hecho vive una hermana del sexagenario, quien estaba pendiente de su comida y medicinas.

«La hermana le daba comida, pero el la botaba porque no le gustaba. Prefería dársela a la perra», comentó una joven mujer quien vive en el lugar y prefirió el anonimato.

Se conoció que Romero, sufría de la vesícula y reflujos estomacales.

Finalmente, en la casa de «Lucho» solo quedó su mascota, una perra de raza Pitbull color negro, quien al ver a los curiosos asomó su cara al portón con los ojos tristes porque extrañaba a su amo.

 

 

Palabras clave
, ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente