¿Se trata de algo negativo?

¿El amor excesivo por ti mismo puede hacerte daño?

Imagenes referencial foto
28 de septiembre, 2017 - 12:09 pm
Joiner Villasmil Pasante UNICA/[email protected]

En medio de este meollo sobre el amor propio en casos exagerados, hay un nombre y una explicación que le da sentido. Se trata del mito clásico de Narciso, joven que al contemplar su propia imagen reflejada en las aguas de una fuente se enamora de sí mismo; ante el imposible de ese amor, muere de tristeza, convirtiéndose en una hermosa flor: El narciso

Foto: Referencial

El narcisismo consiste en un exagerado amor a uno mismo. Freud describió un narcisismo primario en los bebés. Ellos sólo buscan satisfacer sus propias necesidades y lograr el mayor estado de bienestar posible; no obstante, según el niño crece va cambiando esa visión pero una dosis de narcisismo seguirá en el individuo, esto no quiere decir que sea malo.

En este sentido, el libido se convierte en una parte importante de nuestro cerebro. Tras situaciones traumáticas, pérdida de seres queridos o de objetos importantes, nuestro libido ocasiona que nos volvamos a nosotros mismos.

Freud definió este retorno al narcisismo de la primera infancia con el término de narcisismo secundario.

Cuando a lo largo del desarrollo el individuo conserva hacia sí mismo una parte importante de energías de su libido, enfocándolas muy poco hacia otros objetos, personas o situaciones, se podría decir que ese individuo es narcisista.

El narcisista se preocupa de forma constante y desmedida por sí mismo y sus intereses. Puede estar desinteresado por lo que los demás piensan, sientan o por sus problemas. Este tipo de persona también se caracteriza por ignorar su entorno. Obvia las relaciones comunicativas que no le parecen relevantes. Claro está, al menos que esas personas influyan en sus intereses.

Normalmente la persona narcisista no se da cuenta que lo es. Va por el mundo, en algunos de los casos con una actitud arrogante y egocéntrica. Ser narcisista puede ser un factor determinante para que en las relaciones interpersonales surjan conflictos. Todo depende de la personalidad del individuo, su madurez y la manera en la que decida desenvolverse. En otros casos, el narcisista no afecta a nadie, pero sí tienden a tener actitudes poco agradables ocasionalmente o al menos es así como lo ven los demás.

Los efectos de los narcisistas son interpretados dependiendo cómo la otra persona perciba al mundo. Las personas así, buscan ser admiradas, mostrar una imagen llamativa; sin embargo, no buscan mostrar mucho afecto a otros.

El narcisismo ha sido relacionado con el donjuanismo, la homosexualidad y al autoerotismo. También con trastornos de tipo histérico. Pero hasta ahora estas relaciones no han sido determinantes como para afirmar que una persona narcisista necesariamente es homosexual o todo lo demás.

Si posees todas estas características, es momento de analizarte a ti mismo e identificar si en tu caso, ser narcisista, puede ocasionar daños en tus relaciones en los diferentes contextos donde te desenvuelvas.

Comente