Uno de lo delincuentes más buscados en la entidad Zuliana

Adiós a un «pez gordo»: Cayó el «Canaguaro» al enfrentarse al CICPC

16a2
27 de abril, 2017 - 8:55 am
Mayerlin Barboza / [email protected]

Durante la disputa de balas, otro sujeto, de quien se conoció era uno de los secuaces de Nava, también fue fulminado. Aunque su identificación se desconoce, se supo que era de rasgos indígenas contextura regular, piel morena y de 1.78 metros de altura apróximadamente

Foto: Mayerlin Barboza 

Maracaibo — Tras una incesante búsqueda y arduos procedimientos investigativos, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), liquidaron durante un enfrentamiento a David José Nava Silva, alias «Canaguaro», el sicario más peligroso de la Costa Oriental del Lago y uno de los delincuentes más buscados en la entidad.

Durante la disputa de balas, otro sujeto, de quien se conoció era uno de los secuaces de Nava, también fue fulminado. Aunque su identificación se desconoce, se supo que era de rasgos indígenas contextura regular, piel morena y de 1.78 metros de altura apróximadamente.

Precisados

Con más de 50 homicidios en su prontuario, «Canaguaro» ya estaba bajo la lupa, y fue a las 3:00 de la tarde de ayer, que comisiones del eje de vehículos y la brigada contra bandas del CICPC, lo avistaron cuando transitaba en compañía de su compañero a bordo de un vehículo, marca Ford, modelo Fiesta Power, color negro, entre el sector Indio Mara y Primero de Mayo.

Los delincuentes al notar que habían sido detallados por las comisiones, aceleraron los motores para evadirse, dando paso a una persecución que culminó en la avenida 20 con calle 83, del sector Paraíso, cuando los hampones ingresaron a las residencias Paraíso a fin de «enconcharse» allí. La eficiencia del cuerpo detectivesco salió a relucir, toda vez que no permitieron que su objetivo se escapara e ingresaron detrás de los sicarios al estacionamiento del referido inmueble. Ahí el «Canaguaro» y su «compinche» descendieron del Fiesta Power, caminando y disparando simultáneamente, se escondieron detrás de un Yaris, color celeste, que estaba al lado y desde allí siguieron disparando.

Las balas que iban y venían de parte y parte, alcanzaron primero al «Canaguaro», dejándolo mal herido en el estacionamiento, mientras que su lugarteniente se creyó muy hábil y subió corriendo hasta el piso seis del edificio e ingresó al apartamento 6C. Los funcionarios no se rindieron y también ascendieron hasta la vivienda, en cuyo interior prosiguió el fuego cruzado en el que el segundo hampón fue gravemente heridos.

Ambos fueron trasladados hasta el Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), y allí ingresaron sin vida.  La zona del suceso fue resguardada por funcionarios de la policía regional  para controlar a los curiosos que abarrotaron los alrededores, afirmaron haber escuchado más de 100 disparos.

¿Descansará ahora la Costa Oriental del Lago?

Habitantes de la COL, podrían ahora sentirse tranquilos, sabiendo que su mayor y más peligroso sicario y extorsionador, ya es cadáver. Sin embargo trascendió que los hampones de la zona al enterarse de la muerte de su «jefe», iniciaron una balacera al aire que se extendió por más de 20 minutos, en honor a su despedida. Queda en entre dicho, si uno de ellos se convertirá en el nuevo azote y angustia de la COL.

Criminal despiadado

Una de las muertes más relevantes ordenadas por Nava Silva, fue la ocurrida en el mes de noviembre de 2016 en la cual un hombre fue asesinado dentro del estadio de humanidades de la Universidad del Zulia (LUZ).

En otro hecho ocurrido en 2014, «Canaguaro» sin ningún tipo de entrañas, mató a dos hombres delante de una anciana y una niña, en los Puertos de Altagracia.

Perseguido por los suyos

Como a todo criminal, la muerte de parte de sus «homólogos», siempre le seguía los pasos, pero al no hallarlo a él, cobraba la vida de su más cercanos familiares. En enero, su abuelo de 69  años fue asesinado a sangre fría, en el callejón Los Gatos de Los Puertos, por gatilleros que le avisaban a Nava que el próximo podría ser él.

Según funcionarios del CICPC, los occisos residían como arrendatarios en las residencias Paraíso, desde hace poco tiempo.

Habitaban en apartamentos separados. «Canaguaro» hacía vida en el piso seis, apartamento 6C.

Con la muerte de David José Nava Silva, el CICPC da un duro golpe a la delincuencia organizada en el estado. Según fuentes policiales, se espera que este hecho haga que los crímenes por encargo desciendan y que la delincuencia «se apacigüe».

Palabras clave
, ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente