La víctima fue sorprendida dentro de su vehículo

Acribillaron a un comerciante al salir de su negocio en Las Lomas

DSCF3454
25 de julio, 2017 - 2:30 pm
Wilson Alvarado / [email protected]

Dos «motosicarios»  interceptaron a su objetivo y le dispararon en el abdomen. El infortunado desangrándose pudo recorrer escasos metros, pero sus verdugos lo siguieron y lo remataron asestándole tres disparos más que le segaron la vida de manera instantánea 

Foto: Haroldo Gutierrez

Maracaibo –  Las balas criminales no se detienen. Sobre el volante del carro que conducía quedó el cuerpo sin vida de Jairo Luis Paz Polanco, de 37 años de edad, quien fue asesinado hoy a las 11:00 de la mañana, frente a su charcutería «Carlos all Market», ubicada en la urbanización Las Lomas, sector Ayacucho, parroquia Raúl Leoni, al Este de Maracaibo.

Según testimonio de algunos familiares que prefirieron el anonimato, Paz fue sorprendido por  dos sujetos a bordo de una moto, quienes sin mediar palabra le asestaron un disparo en el abdomen.

La víctima, ensangrentada dentro del automotor, intentó escapar de sus verdugos pero la gravedad de la herida no se lo permitió. Los criminales se acercaron de nuevo al vehículo y remataron a su objetivo asestándole  tres disparos más en su humanidad.

De inmediato, los parientes que estaban dentro del local, al escuchar las detonaciones salieron despavoridos a avistar qué sucedía y se toparon con la muerte. Sin embargo, la esperanza de la familia por ver a su consanguíneo con vida los llevó a trasladarlo hasta la emergencia de la clínica Los Olivos, donde los esfuerzos se vieron truncados, pues el agraviado ingresó sin signos vitales.

Una de las hermanas del hoy occiso, manifestó desconocer las causas del crimen: «Mi hermano era un hombre honesto, trabajador, dedicado a su familia (…) Nunca tuvo problemas con nadie», sentenció la dama bajo el anonimato.

DSCF3452

Foto: Haroldo Gutierrez

Funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ) acudieron al sitio del crimen y resguardaron las evidencias, hasta la llegada de la policía científica.

Los detectives por el modo en que ocurrieron los hechos manejan como móvil el ajuste de cuentas, y descartan la resistencia al robo que fue la principal sospecha interpuesta por los deudos, pero la hipótesis fue desterrada por los uniformados, quienes no hallaron elementos para reafirmar lo planteado.

Se conoció entre rumores y comentarios hechos por funcionarios que acudieron al sitio que el infortunado pudo ser asesinado por haberse negado a pagar el cobro de una vacuna; modalidad que presuntamente, según los uniformados, está de moda en los comercios de la zona, y sus propietarios por temor no denuncian.

Los detectives precisaron que indagarán en el entorno familiar y social de la víctima para determinar con exactitud la causa del crimen.

El infortunado fue trasladado a la morgue de la localidad para la necropsia reglamentaria. Allí, entre gritos y lágrimas los deudos no daban crédito a lo sucedido. Lamentaban profundamente la partida de Paz, quien dejó dos hijos y aparte de ser comerciante se ganaba la vida como trabajador de una filial petrolera.

 

 

Palabras clave
, ,

Comente