Aprende cómo hacer tu propio aceite de coco casero

aceite-de-coco-banner
13 de mayo, 2019 - 11:14 am
Redacción Diario Qué Pasa

El aceite de coco es beneficioso para la salud y la belleza. De hecho, cuenta con propiedades antioxidantes, antibacterianas y antiinflamatorias.
Contiene propiedades que nos permite cuidarnos tanto a nivel interno como externo. Ayuda a reducir el colesterol, perdida de peso y disminuye la aparición de las arrugas le da más brillo y su vez la hidrata.

También es un excelente aliado si quieres tener una alimentación saludable y lo utilizas para sustituir al aceite de oliva en algunas ocasiones.

Pasos para hacer aceite de coco casero

1.- Lo primero que debes saber es que el aceite de coco se elabora a partir de la leche de coco, por lo que tienes que obtener esa leche. Lo ideal es lograrla de forma natura, extrayendo el líquido del interior de un coco sin romperlo, basta con hacer 3 orificios y verter su líquido en un recipiente.

2.- Una vez que le extraes el líquido, ábrelo por la mitad, saca la pulpa y rallarlo.

3.- Envuelve la ralladura con una tela fina de algodón y exprímela para sacar toda la leche posible. Debes poner un recipiente debajo para que la leche caiga ahí y no desperdicies nada.

4.- Añade el agua del coco a la leche de la pulpa, eso la hidratará. Debes esperar un poco para que la absorba bien, y después volver a exprimirla con el paño de tela.

5.- Cuando ya está toda exprimida nuevamente, guarda la pulpa para poder utilizarla para cocinar, por ejemplo. De aquí en adelante solo te interesa la leche obtenida, con la que podrás hacer tu aceite de coco casero.

6.- Vierte la leche en un cazo, o en una sartén, y calienta a fuego lento, removiendo continuamente. El calor hará que el agua se evapore y la leche se espese, por lo que empezará a granularse y se separará del aceite.

7.- Una vez que las proteínas de la leche se han separado del aceite, filtrarlo con un colador.

8.- Hecho todo lo anterior, ya tendrás tu aceite de coco y lo podrás utilizar como más te convenga. Si quieres solidificarlo, bastará con que lo metas 3-4 horas en la nevera. En el caso de que no vayas a utilizarlo en el momento, puedes añadirle unas gotas de vitamina E y conseguirás que se conserve en perfectas condiciones durante más tiempo.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente