Sigue prófugo el que dejó ir a «La Perra»

1064_31_01
26 de octubre, 2013 - 12:29 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Foto: Rafael Parra

A los cuatro funcionarios del alguacilazgo de los Tribunales Penales de Maracaibo, detenidos la tarde del jueves bajo sospecha de estar vinculados con la fuga de Yohendry Beceira Escola, del Palacio de Justicia, les fue otorgada libertad plena. El quinto alguacil, de apellido Carrasco, aún se encuentra evadido de la justicia.

Maracaibo — A los cuatro alguaciles detenidos en horas de la tarde del jueves, por presuntamente estar vinculados con la fuga de Yohendry Beceira Escola, alias «La Perra», del Palacio de Justicia el pasado 29 de septiembre, les fue otorgada libertad plena por la juez doce de control, Rosa Julia Zerpa, tras no encontrárseles ningún elemento de juicio con la evasión. El quinto alguacil continúa evadido.

Otras dos alguacilas denunciaron haber sido golpeadas por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana en el momento en que sus compañeros fueron aprehendidos en la sede los Tribunales donde se produjo una tensa situación.

Las alguacilas que denunciaron haber sido golpeadas responden a los nombres de Xilew Romero y Lenys Cañate; afirmaron que también existen otras tres personas golpeadas. Según el señalamiento de las dos afectadas, al fiscal 26º Carlos Gutiérrez se le habría dado la orden de abrir una investigación por lo sucedido, la cual omitió y tras recibir la orden emanada directamente de Caracas la acató y la investigación se encuentra abierta.

Se esperan los resultados de los exámenes forenses para determinar si las funcionarias fueron golpeadas o no y también una rueda de reconocimientos para que las afectadas reconozcan a sus presuntos agresores.

No hubo allanamiento

Al principio se rumoró que la presidenta del Circuito Judicial Penal-Zulia había manifestado su descontento con los efectivos de la GNB al ingresar al Palacio de Justicia sin una orden de aprehensión y por el contrario habrían allanado la sede, sin embargo, QUÉ PASA, pudo constatar que los funcionarios de la GNB entraron a la sede tras notificar  a la seguridad interna del lugar que a su vez notificó a la presidenta, autorizando ésta la entrada. Una vez dentro, los funcionarios de la GNB en el alguacilazgo fueron atendidos por la coordinadora que puso a la orden a dos de los alguaciles, quienes salieron en compañía de la presidenta, trasladándolos hasta la sede de la GNB. Posteriormente los otros dos alguaciles también fueron sacados de la sede del mismo modo.

Trascendió que un grupo de al menos quince personas entre familiares y compañeros de trabajo de los cuatro alguaciles brindaron su apoyo a las afueras de los Tribunales portando pancartas en mano y pidiendo justicia por sus dolientes.

Horas más temprano

Los cuatro alguaciles, además de un funcionario de seguridad, fueron trasladados desde la sede del Grupo Antiextorsión y Secuestro (Gaes) hasta los Tribunales Judiciales del casco central cerca de las 6:30 de la mañana bajo fuertes medidas de seguridad.

Los funcionarios fueron presentados en la sala N° 12 de dicho organismo judicial, luego de que el tribunal de control N°12 emitiera una orden de aprehensión en su contra. Para la defensa de los alguaciles fueron designados defensores públicos y no defensa privada tal como lo estaban solicitando.

El quinto alguacil vinculado de apellido Carrasco aún se encuentra evadido de la justicia, este alguacil auxiliar con tan solo un mes en la institución fue quien «confundió» la boleta de privativa de libertad con la de excarcelación.

Carrasco dejó salir a «La Perra» por la puerta grande, luego de que éste se burlara asegurando que la juez lo había dejado en libertad, sin corroborar la información que el presunto delincuente le contaba. No fue sino hasta tres días después, el pasado martes 1º de octubre cuando el juez primero de control se enteró de que «La Perra» había salido en libertad plena por equivocación, debido a que una comisión mixta del Gaes y de la Guardia Nacional Bolivariana llegara a los Tribunales para solicitar el expediente del ahora fugado.

Comente