Hasta 30 años de prisión pagaría español por muerte de su esposa

1472_cristaldo
20 de diciembre, 2014 - 1:49 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Jesús González (34), podría pagar condena de entre 20 y 30 años de cárcel en Maracaibo, por ser el autor material del sicariato de su esposa. En Caracas detuvieron a Eritza Fabiola Machado (25); aún falta por capturar a Miguel Antonio Devergel Peña (31), pareja de Eritza, amigo y cómplice del autor material y con quien planeó el homicidio hace cuatro meses atrás.

Eritza Fabiola Machado (25), la octava implicada en el crimen, pareja de Miguel Antonio (31), fue capturada el jueves en la tarde en Caracas. Para hoy se espera que llegue a Maracaibo en donde deberá enfrentar a la justicia.

Maracaibo — Una fuente del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), reveló a QUÉ PASA que Jesús González, (34), podría pagar condena de entre 20 y 30 años de cárcel aquí en Maracaibo, por ser el autor material del hecho.

Asimismo, la fuente informó que Eritza Fabiola Machado, (25), otra de las implicadas en el caso fue detenida en horas de la tarde del jueves en Caracas y presentada en la sede de los  Tribunales.

De manera extraoficial, en la pasada edición se publicó la captura de la mujer y ayer en la mañana su aprehensión fue efectuada por efectivos de la policía científica.

Para la mañana de hoy se espera que Machado llegue a Maracaibo, en donde deberá enfrentar a la justicia. «Esta mujer podría pagar entre 15 y 20 años de cárcel por ser quien contrató a los sicarios», agregó la fuente policial.

Hasta su carro vendió

Información revelada por familiares de María Liz Cristaldo López (35);  la víctima del femicidio, indica que González había acelerado el proceso de matrimonio y había vendido su carro para aumentar el monto del seguro de vida de su esposa y de esta manera ascender la suma para luego de asesinar a la mujer cobrarlo.

De igual manera, manifestaron manejar un escenario más claro de lo sucedido, pues aseguraron entender el porqué de la premura del hombre en adelantar el matrimonio y en vender el vehículo.

«Estamos devastados con la noticia, con razón jamás lo conocimos personalmente y María Liz nos decía que se casaría tan rápido, ahora entendemos todo», reveló un familiar.

Continúan los allanamientos

El informante también reveló que en Caracas se han practicado más de 18 allanamientos en los sectores de La Pastora, Lídice, Catia, Coche y todo el centro de Caracas para proceder a la captura de Miguel Antonio Devergel Peña (31), pareja de Eritza, amigo y cómplice del autor material y con quien planeó el homicidio hace cuatro meses atrás.

«Allanamos la casa de sus familiares y pensiones del centro de Caracas para dar con el paradero del hombre», ratificó la fuente.

Diarios internacionales reseñaron la tragedia

Periódicos impresos y medios digitales con talla internacional reseñaron el crimen. La sociedad venezolana y extranjera han quedado atónitas con el suceso.

Paraguay llora su muerte, el mundo entero se encuentra conmocionado, y en Maracaibo las investigaciones continúan al igual que la colaboración para repatriar el cadáver de María Liz, que aún permanece en la morgue forense de Maracaibo.

Falsos sentimientos

Trascendió por un familiar de la infortunada mujer, que Jesús y María Liz se habían conocido en España y tuvieron solo tres meses de relación. «Ella nos llamó para darnos la noticia de que tenía novio y a los tres meses que se iba a casar. Nos pareció apresurado pero le respetamos la decisión. Ese hombre era un falso, solo quería su seguro, por eso aceleró todo».

Recordando el suceso

Como se recordará, la bella turista oriunda de Paraguay, pero con residencia española, llegó el pasado viernes 12 de diciembre en compañía de su esposo a Maracaibo con la intención de hacer turismo para posteriormente trasladarse a Cartagena de Indias.

La pareja se hospedó en la habitación 60 del hotel Maracaibo Suite, ubicado en la avenida La Limpia. Tres días después; el lunes por la mañana salió del lugar con González, tomaron un taxi «pirata» en la avenida, minutos después dos sujetos se montaron en el vehículo y los llevaron hasta el barrio La Lechuga, en donde luego de despojarlos de sus pertenencias, entre las que resaltaban euros, dólares y bolívares, les exigieron correr monte adentro. María Liz recibió un disparo en la cabeza que la dejó tendida sobre la trilla arenosa.

Actor medio bruto

Todo resultó ser un teatro, González orquestó el plan «perfecto» para quedarse con el seguro médico de su mujer. Cuadró su asesinato con su amigo Miguel desde el mes de agosto cuando se casó. Fue Eritza Fabiola quien contrató a los sicarios; uno de ellos es su hermano.

Por el caso hay seis personas detenidas hasta los momentos: Juan Pablo Criollo Zambrano (20), alias «El Menor», quien vendió el celular de la turista; Desiré Carolina Ocando Molero (32), la compradora del móvil; Tomás Lenín Ramírez Acosta (21), alias «El Tomasito», vendedor del teléfono; Jesús González Quinta (34), esposo de María Liz y autor material del hecho; Humberto José Palmar Rojas, alias «El Bebé», quien también participó en la venta del teléfono móvil; y Genovés Corso Téllez (35), a quien se le incautó un arma de fuego.

El teatro se le cayó a González cuando los sabuesos detectivescos a través del uso de la tecnología lograron dar con unos mensajes de texto en su celular que revelaban la comunicación con los sicarios antes, durante y después del asesinato. El hombre confesó y la farsa finalizó.

Jesús González Quinta (34),  esposo de la víctima, demostró ser un actor… medio bruto. Pagará entre 20 y 30 años de prisión por orquestar el crimen de su esposa.


Miguel Antonio Devergel Peña (31). Más de 18 allanamientos se han realizado en Caracas para capturar a este hombre por ser cómplice del homicidio.


Eritza Fabiola Machado, (25), fue capturada la noche del jueves en Caracas. Se espera que hoy llegue a Maracaibo para enfrentar a la justicia.


Así reseñaron la noticia en diarios extranjeros

En esta trilla fue ajusticiada la turista española por los sicarios que contrató su pareja

Foto: Agencias

Comente