Caso de bebés raptados alborota la ciudad

1104_B1 copy
5 de diciembre, 2013 - 12:31 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Maracaibo — En medio de una intensa protesta por parte del gremio de enfermeras de la región, fueron trasladadas la mañana de ayer a los Tribunales las cinco mujeres imputadas por el rapto de los tres niños recuperados la noche del lunes pasado. Hasta el momento continúan las averiguaciones y procedimientos por parte del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y las indagatorias del Ministerio Público, para determinar las responsabilidades del caso. Se supo que a Luz Dery Otero Sandoval (37) se le están realizando exámenes psicológicos para determinar si padece de alguna enfermedad mental.

Aunque las autoridades policiales no han descartado ninguna hipótesis del porqué del rapto, se supo de manera extraoficial que la mujer no actúo sola y se investiga si se trata de alguna red internacional dedicada al robo de niños que opera en el país, sin embargo, esta hipótesis no pudo ser confirmada por las autoridades ligadas al caso. Se espera que el Cicpc declare en relación al hecho y establezca el móvil y responsabilidades, al igual que el modus operandi de los involucrados.

Las madres de los tres niños declararon en el Cicpc y hasta el momento desconocen el curso de las investigaciones, manifestó Nirilin Gerardino, madre de Scneider Gómez, uno de los tres bebés raptados.
Asimismo, informó la mujer que «gracias a Dios mi hijo ya se encuentra bien y se recupera», en relación a la infección umbilical sufrida durante el rapto, y añadió que está en franca mejoría al igual que ella.

El pasado domingo, Otero Sandoval se hizo pasar como médico pediatra y se llevó a los niños: Sebastián Andrés Maure Tirado, Cielimar Vílchez Montero y Shnéider Santiago Gómez Jerardino, todos de un día de nacido, sacados como si nada del Hospital Chiquinquirá y 24 horas después localizados por una comisión del Cpbez en el hotel Euro América, ubicado en la Circunvalación N° 2.

Protesta solidaria

El gremio de enfermeras del estado Zulia se congregó en la sede de los Tribunales, en el centro de la ciudad para protestar por la detención de las enfermeras Nereida Torres y Claudina Salas, imputadas por el Ministerio Público por su presunta vinculación con el rapto de los neonatos. «Ellas no son vigilantes y no saben cuánta gente entra y sale al piso», protestó.

Jania Salazar, presidenta del Colegio de Enfermeras del estado Zulia, añadió que las mujeres tienen 28 y 30 años de servicio, por lo cual dan fe de su conducta y reputación, «son unas mujeres honestas y responsables».

«Deben investigar al jefe de pediatría o a la directora del hospital, ellos deben saber», instigó Salazar, quien manifestó que en el área de pediatría concurren varios profesionales de la salud y no son las enfermeras las responsables de su presencia: «A ella se le escapa de sus manos conocer a todos los médicos». De igual modo, Salazar informó que en el momento que Otero Sandoval se llevó a los niños, «las enfermeras estaban preparando el tratamiento médico de las pacientes y la sala estaba sola».

Asimismo, añadió que «cuando las madres de los bebés informaron que una pediatra se los había llevado, de inmediato la enfermera bajó a la sala de partos para averiguar el paradero de los menores y la pediatra dijo desconocer lo sucedido»

Último minuto

Hasta altas horas de la noche familiares, amigos y allegados de las enfermeras y milicianas vinculadas en el rapto de los menores se encontraban en la sede judicial  exigiendo una pronta liberación.

Con alabanzas y pancartas trascurrieron los minutos de tensión vividos por sus familiares, quienes esperaban una pronta respuesta por parte de los abogados que las acompañaban en la audiencia de presentación. Además, alegaron en todo momento la inocencia de sus allegadas, quienes cumplían con su guardia nocturna en el centro asistencial.

Dayanira Torres, hermana de la enfermera Claudia Salas, indicó: «Mi hermana no está vinculada con ningún robo, ella tiene 23 años en la institución y es primera vez que algo así pasa. Las autoridades deben investigar a los verdaderos responsables, la falsa pediatra estuvo rondando cinco días el hospital y nunca hicieron nada; mientras que mi hermana iba llegando porque tuvo ocho días sin guardia», aseguró.

Al cierre de esta edición, fuentes judiciales ligadas al caso informaron que se espera la liberación de las cinco mujeres que fueron presentadas, sin embargo, si la decisión es contraria, pudiesen ser trasladadas hasta el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas El Marite.

Foto: Rosana Villa

Comente