Acusado venezolano de homicidio en EE UU

1996_OREJA VENEZOLANO ACUSADO EN EEUU
22 de junio, 2016 - 3:10 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Miami — Un venezolano identificado como Alfredo Robusto Izquierdo, de 43 años, se declaró inocente ante un juez en Miami, tras ser acusado de inyectar una sustancia ilegal para el aumento de glúteos a una mujer causándole la muerte.

El acusado también presenta cargos por ejercer la medicina de forma ilegal en los Estados Unidos. El juez que lleva el caso le asignó un abogado defensor público y estableció una fianza de $12,500 por ambos casos. La información se dio a conocer a través del canal Univisión.

Robusto se presentó ante la paciente Suyima Torres, de 28 años, como médico venezolano y posteriormente le practicó implantes en los glúteos en dos intervenciones diferentes en el centro Cuerpos Health and Aesthetics, en West Miami.

Luego de la última práctica, llevada a cabo el 11 de abril de 2013, la víctima presentó mareos y fue trasladada a un hospital de la localidad donde murió el mismo día a causa de un embolismo, según el parte médico oficial que dio a conocer el mencionado medio.

Robusto huyó a Venezuela después de la muerte de la mujer, pero fue aprehendido el 20 de mayo por funcionarios de la Unidad de Homicidios de Miami-Dade luego de aterrizar en un vuelo procedente de Aruba. El hombre admitió que le realizó el primer procedimiento a Torres, pero negó haberla inyectado la segunda vez, que resultó por quitarle la vida a la joven.

Este caso salió a la luz pública por primera vez en el 2013 cuando la madre de Suyima Torres denunció que su hija había fallecido en un hospital, después de someterse a la segunda sesión de un tratamiento para aumentar el tamaño de sus glúteos en la clínica antes mencionada por recomendación de una amiga que le sugirió que revisara el portal web, ya que era un sitio de confianza para operarse.

Su madre comentó que el día de la segunda intervención se sentía nerviosa por lo que le pidió a su hija que cuando terminara de hacerse la práctica la llamara, lo que nunca sucedió por la terrible tragedia.

Comente