Tormenta eléctrica sobre el «smartphone»

qpplaceholder
8 de octubre, 2015 - 12:34 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Apple se prepara para renovar su iPhone en España en un escenario en donde Samsung pierde fuelle en movilidad a nivel global y la gama media se hace cada vez más fuerte

Fabricar teléfonos no implica rentabilidad garantizada. Es, sin duda, el producto tecnológico más importante de las últimas décadas, pero está dejando atrás demasiados cadáveres. Y, lo que es peor, a un ritmo endiablado. Mientras firmas como Apple y Samsung asoman la cabeza por el tejado, otras veteranas del sector ven aproximarse sin tiempo de reacción una tormenta eléctrica que amenaza con fundir sus plomos.

La moneda tiene dos cara, ya se conoce el refrán. La cara más amable se encuentra en Apple, que goza de una salud bastante notable, incluso en España, mientras se prepara para introducir en el mercado su nuevo terminal, el iPhone 6S, del que ya se anticipan escasas colas en las tiendas especializadas. La estrategia escalonada y la distribución «online» ha cambiado el paradigma de la empresa que, con todo, volverá a marcar nuevos registros de récord.

La firma con sede en Cupertino (California) ha perdido en España interés. Su cuota de mercado, situada en 6.2%, ha supuesto una reducción de 1.3 puntos respecto al año anterior, según datos del último informe elaborado por la consultora Kantar Wordpanel (junio y agosto de este año). «Esta bajada -relatan expertos de esta firma de investigación- es debida a la estacionalidad que se produce cada año antes del lanzamiento de un nuevo producto, ya que los consumidores esperan a los nuevos modelos para renovar sus smartphones».

Actualmente, únicamente el 31% de los iPhone utilizados en España se han renovado. De todos ellos, casi la mitad se han cambiado por un iPhone 6 o un iPhone 6 Plus, lo que anticipa que la llegada de los nuevos iPhone 6S y iPhone 6S Plus este próximo viernes supondrá una una oportunidad para Apple de atraer ventas.

Según los expertos de Kantar Worldpanel, los dispositivos basados en Android siguen perdiendo terreno en Europa a pesar de su fortaleza en los mercados fuertemente caracterizados por el prepago como son el español y el italiano. En Reino Unido, Francia y Alemania la presencia del sistema operativo de Google ha caído entre 5 y 7 puntos dejando su cuota europea en el 72,2%. No obstante, España se mantiene fiel a una experiencia que acapara el 89.5% del mercado, 1.4 puntos porcentuales más que en 2014.

En busca de innovación

Sin embargo, y pese a que el sistema operativo Android es el de mayor penetración del planeta (y sumando), una de las marcas que se han hecho fuerte con esta marca ha sido Samsung puede marcar un punto de inflexión por sus problemas derivados de la venta de «smartphones». La firma surcoreana prevé un aumento del beneficio operativo del 78% en su tercer trimestre fiscal en comparación con el mismo periodo del año anterior, según informa la empresa en un comunicado, pero esas líneas esperanzadoras provienen de la venta de componentes (chips, pantallas) y no de los móviles, cuyos beneficios se han debilitado, estiman analistas del sector que cita la agencia AP.

Para quebrar al desastre, Samsung ha intentado defender su cuota de mercado en el mercado de teléfonos móviles incorporando algunas características innovadoras y distintivas en sus productos como las pantallas curvadas y mejorando algunos detalles del software con la gama Galaxy S6, aunque no hay garantía de si estas novedades podrán detener la caída en ventas en el cuarto trimestre. Se observa, por tanto, un escenario en donde Apple -con solo el 20% de cuota de mercado y escasos modelos acapara el 89% de los beneficios del sector-, mientras que la coreana, cada vez con menos ingresos en esta categoría, se reparte casi el resto en la gama alta, la única categoría realmente rentable.

Marcas en retroceso

Se esboza una línea peligrosa en otras marcas veteranas en este sector que el mercado las catapulta al ostracismo. Es el caso de BlackBerry, cada vez con escasa participación y sustentado por alguna alianza histórica con las administraciones y empresas. ¿Cuál es la respuesta? Frente al empuje proporcionado por Android en su momento, la firma canadiense fue perdiendo terreno a marchas forzadas, una situación de la que no se ha recuperado y anima a pensar que el abandono del negocio de móviles supondrá su supervivencia.

No pasan tampoco buenos vientos en HTC, fabricante de algunos terminales que se ganaron a la crítica especializada (HTC One, en 2013), pero que también se tambalea. Según publicaba recientemente «The Wall Street Journal», la firma taiwanesa se apunta una pérdida de 122 millones de euros y el anuncio de un recorte del 19% de la plantilla tampoco es demasiado esperanzadora. Sony, otra marca en retroceso en el campo de la movilidad, deja caer la posibilidad de dejar de fabricar móviles. Según desvela la agencia Reuters, el presidente ejecutivo de la firma japonesa marcado el próximo año como un año para hacer decanso indefinido en caso de no generar beneficios de la venta de sus últimos terminales móviles. Tras dos años de pérdidas, Kazuo Hirai ha diseñado una importante reestructuración, que supondrá la reducción de costos y la eliminación de algunas divisiones en aras de potenciar el área de ocio electrónico y la imagen.

La baja demanda de los productos de gama alta es uno de los argumentos para justificar este escenario. Con todo, son precisamente los modelos de bajo coste y más competitivos los que siguen ganando terreno. Respecto a las marcas de terminales más comprados en España, Samsung ha mantenido su liderazgo, seguido de Huawei y la marca española BQ, que proporciona terminales por debajo de los 300 euros.

Comente