Pronto podrás mover objetos con la mente sin cansarte

1251_114087a18a5d7d61ed1ebcc27fd530e4af
13 de mayo, 2014 - 1:26 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Hasta ahora era posible mover objetos con el pensamiento gracias a sistemas con capacidad para procesarlos y traducirlos a un comando. Este avance ha sido de gran utilidad especialmente para las personas que no pueden hablar ni moverse, pero su gran desventaja es que causan fatiga mental.

Ahora, un investigador mexicano ha conseguido diseñar una interfaz inteligente que es capaz de funcionar de manera autónoma al aprender las instrucciones de los usuarios hasta en un 90 %. Además los resultados obtenidos hasta ahora señalan que el nivel de aprendizaje del sistema se incrementa substancialmente con su uso.

“Le otorgamos capacidades de aprendizaje al sistema mediante la implementación de algoritmos inteligentes, los cuales aprenden, gradualmente, las preferencias del usuario. En un momento determinado puede tomar el control de los aparatos sin que la persona tenga que concentrarse más para lograr dicho objetivo”, apunta el investigador al cargo del proyecto, Christian Isaac Peñaloza Sánchez.

Interfaces cerebro-máquina

El proyecto de Peñaloza Sánchez se basa en las interfaces cerebro-máquina, que son las encargadas de medir la actividad de las neuronas para obtener la señal generada por un pensamiento, procesarla y convertirla en órdenes.

Para hacer las mediciones se colocan electrodos en la cabeza. De esta manera se mide la actividad cerebral en forma de señales de electroencefalograma
Para hacer las mediciones se colocan electrodos en la cabeza. De esta manera se mide la actividad cerebral en forma de señales de electroencefalograma. A través de este sistema la interfaz es capaz de “mover una prótesis robótica, el ratón de un ordenador o electrodomésticos”.

Una vez que el sistema funciona de manera automática, el usuario ya no tiene que ejercer concentración para controlar aparatos. Este nuevo desarrollo trae consigo una ventaja muy importante para el usuario: no se cansará tanto, lo que implica a su vez una reducción en la frustración que se puede llegar a producir por la gran concentración que requiere la operación.

“Hemos tenido resultados bastante favorables en diversos experimentos con múltiples personas que han participado como voluntarios en nuestros experimentos en vivo. Se comprobó que la fatiga mental del usuario disminuye de manera significativa y que el nivel de aprendizaje del sistema incrementa sustancialmente”, afirma el investigador.

Comente