«Biohackers» se hacen «tatuajes luminosos»

1792_21A_01
18 de noviembre, 2015 - 1:45 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El implante tiene un grosor de 25 mm. Una vez que se desgaste la batería el dispositivo tendrá que ser extirpado quirúrgicamente

Foto: BBC Mundo

El Northstar V1, tiene el tamaño de una moneda, el anterior implante tenía el tamaño de una caja de cigarros

Tres biohackers de Grindhouse Wetware —una compañía de biotecnología con base en Pittsburgh, Pennsylvania— realizaron tres implantes luminosos en conjunto en una operación simultánea en Düsseldorf, Alemania. El implante de silicona, equipado con LED, activado magnéticamente es la última creación de la compañía, que se dedica a inventar tecnología que aumenta las capacidades humanas.

«Los miembros de la comunidad de tatuados lo pedía desde hace mucho. Se pusieron en contacto con nosotros porque querían iluminar sus tatuajes», dijo Shawn Sarver, uno de los biohackers que diseñó el implante.

El nuevo dispositivo, conocido como Northstar V1, es del tamaño de una moneda grande, por lo que es considerablemente más pequeño que una versión anterior, el Circadia 1.0 que se implantó hace dos años, Tim Cannon, el cofundador de Grindhouse Wetware.

El procedimiento para implantar el dispositivo requiere sólo 15 minutos.

¿Cómo funciona?

Una vez implantado y activado, el dispositivo puede retroiluminar tatuajes existentes o simular bioluminiscencia, el tipo de luz que producen animales como las luciérnagas y algunas medusas. Las luces LED resplandecen con fuerza bajo la piel.

Cuando se coloca un imán en el dispositivo, sus cinco luces LED comienzan a parpadear. Después de diez segundos, vuelven al modo de reposo.

Calculan que va a encenderse cerca de 10 mil veces antes de que las baterías mueran y ya no puedan ser recargadas.

Comente