Experto en tecnología asegura que Twitter podría llegar a su fin

1863_Sin-título-1ddd
1 de febrero, 2016 - 1:40 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

En los últimos meses, Twitter perdió a su vicepresidente de medios, de producto, de ingeniería y de recursos humanos, por lo que la empresa ha perdido aproximadamente el 50% de su valor

Normal 0 21 false false false ES-VE X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;}

Twitter es una de las redes sociales más utilizadas en la actualidad y en los últimos años ha ganado mayor popularidad gracias a los movimientos sociales que se han gestado en su interfaz.

Las ventajas de Twitter es que permite compartir información al momento y estar actualizado sobre cualquier tema al segundo, sin embargo, en los últimos meses la empresa ha tenido algunos problemas, desde la salida de algunos de sus directores, hasta bajas económicas.

El periodista de The New Yorker, Joshua Topolsky, afirmó en un artículo que el fin de Twitter está cerca y que no podremos hacer nada para detenerlo.

No fue hace tanto tiempo que yo —y muchas otras personas que conozco— habría argumentado que Twitter era más que una red social. Yo hubiera dicho que Twitter era más como una utilidad, un servicio tan fundamental que me podría imaginar un escenario en el que estaba, literalmente, asegurado. Twitter tenía que existir. A través de una corriente de esos tuits de 140 caracteres era cómo uno se enteraba de las historias más importantes, críticas y estimulantes del momento.

Cuando las bombas estallaron durante la maratón de Boston, en abril de 2013, los usuarios se pegaron a la alimentación, informados de repente de algo tan visceral y real, algo que sucede. Y Twitter proporcionó un punto de vista, una mirada inédita, sin guión en el mundo, ya que cambió, a través de ráfagas de escaneos policiales, informes de testigos y una granulada fotografía ciudadano-periodística. Estaba crudo, pero se simplificó.

Pero ya se empezaban a ver las grietas en la fachada de Twitter. Los cambios en el producto hacían difícil seguir las conversaciones o narraciones. La falta de rigor en la verificación de fuentes fiables hizo sospechosa o confusa la información. Más preocupante fue la creciente ola de acoso y abuso que los usuarios del servicio estaban llevando a cabo, con los rebaños errantes de las comunidades de odio, misoginias y los bien organizados Gamergate que inundaron a las personas con mensajes de odio y amenazas. La compañía parecía estar completamente desamparada para manejar la violencia colectiva, con pocas herramientas a su disposición para moderar o sofocar los levantamientos. Incluso sus amados usuarios más célebres no podían ser protegidos. En agosto de 2014, la hija de Robin Williams, Zelda, dejó el servicio después de una serie de ataques.

Por supuesto, volverse ruidoso no es el único problema que tiene Twitter hoy en día, a pesar de que parece ser uno de los síntomas más pronunciados de una empresa que ha perdido su sentido, o, más preocupante (y tal vez con mayor precisión), nunca tuvo mucho sentido para comenzar. Después de un verano de confusión e indecisión, un verano pasado en gran medida a la deriva después de la renuncia del CEO, Dick Costolo, la empresa volvió a nombrar a su co-fundador, el niño prodigio de Silicon Valley, Jack Dorsey, y señaló que, tal vez por primera vez en mucho tiempo, Twitter podría encontrar su enfoque.

En los últimos meses, Twitter perdió a su vicepresidente de medios, de producto, de ingeniería y de recursos humanos, por lo que la empresa ha perdido aproximadamente el 50% de su valor.

Aunque el valor de sus acciones asegura que Twitter puede funcionar por varios años mas, la relevancia de esta red social se está perdiendo, pues plataformas como Instagram, Facebook o Snapchat se dirigen a ofrecer las noticias en tiempo real, lo que podría desbancar por completo a Twitter si esta no se actualiza y ofrece más cosas al usuario.

Vivimos en la era de la actualización, y la generación criada en internet es la más voluble: se ama algo apasionadamente, hasta que no se lo ama más. Luego se pasa a otra cosa.

Comente