Así usan la tecnología los colegios españoles

1849_480
18 de enero, 2016 - 12:47 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

 

 

Foto: Agencias

Grupos como Microsoft, Apple, Samsung, Google y HP apuestan por la educación con la introducción de dispositivos en las escuelas y el impulso de programas formativos.

 

 

¿La educación necesita a la tecnología? ¿La tecnología necesita a la educación? Para las grandes compañías como Apple, Google o Microsoft la respuesta a estas preguntas está clara: sí.

La Comisión Europea estima que en los próximos cuatro años se crearán más de 800.000 nuevos puestos de trabajo vinculados al desarrollo de la economía digital. ¿Estamos formando adecuadamente a los profesionales del futuro? “La clave para que las futuras generaciones sean partícipes de las oportunidades que la digitalización trae consigo radica no sólo en que los niños aprendan a usar tecnologías que otros desarrollan, sino también en que aprendan a desarrollar por sí solos la tecnología que verdaderamente quieren utilizar”, afirma Esperanza Ibáñez, manager de Políticas y Asuntos Públicos de Google. Aquí entran en juego áreas como la programación, que se cuela en los programas formativos a edades cada vez más tempranas.

También la edad a la que los menores comienzan a manejar dispositivos conectados es cada vez menor. El 30% de los niños españoles de 10 años tiene un teléfono móvil y a los 14 años el 83% dispone ya de este tipo de aparatos, según datos de Instituto Nacional de estadística (INE). Además, la mayoría de los niños de 2 y 3 años de edad accede de forma habitual a los terminales de sus padres, manejando diversas aplicaciones, fotografías y vídeos, según un estudio elaborado por el Centro de Seguridad en Internet para los Menores en España.

Ante este panorama, los pequeños de la casa se convierten en una promesa que las grandes tecnológicas no pueden perder de vista. Compañías como Apple, Microsoft, Lenovo, Toshiba y Samsung han entrado en las aulas con dispositivos y una oferta de aplicaciones propias para los colegios, mientras que empresas como Google o HP han lanzado importantes programas de formación en el campo de la programación y el estudio de la tecnología.

Apple cuenta con un amplio programa educativo en España. La firma de la manzana presume de propuestas como iTunes U, el mayor catálogo online de contenido didáctico gratuito del mundo. En este espacio, unas 1.200 universidades y 1.200 centros de Primaria y Secundaria de todo el mundo ofrecen más de 2.500 cursos públicos y miles de cursos privados en todo tipo de campos.

Por otra parte, cada vez es más frecuente el empleo de la tecnología de Apple en las aulas. En España, algunos colegios -mayoritariamente privados- están apostando por la tableta de la compañía para que los niños comiencen a sustituir los pesados libros. Un ejemplo de ello es el colegio SEK Ciudalcampo en San Sebastián de los Reyes(Madrid), donde la profesora Mercedes Redondo, actualmente responsable del Proyecto iPad, decidió introducir la tableta en las clases tras descubrir cómo su hija de diez meses eracapaz de manejar el dispositivo con gran habilidad. Por el momento, en estos centros los padres pueden optar por equipar a sus hijos conun iPad propio o alquilárselo al centro durante el periodo lectivo.

Un entorno conectado

“Incluir la tecnología en el aula no consiste sólo en entregar dispositivos a los alumnos, sino en impulsar una metodología completa que apoye los objetivos pedagógicos de los centros educativos”, asegura Óscar Sanz, director del área de Educación de Microsoft Ibérica.

Google asegura que no se trata únicamente de digitalizar e inundar de dispositivos las aulas

El gigante informático cuenta con varias iniciativas que dejan claro su interés por el mundo educativo, con una importante apuesta por la formación de los educadores. Para ello, Microsoft cuenta con programas enfocados en el docente, como Educator Network, que permite compartir contenidos lectivos, Skype en el aula o Microsoft Imagine Academy, que otorga certificados oficiales en la tecnología de la compañía.

Un programa del que la firma de Windows saca pecho es el que se ha implantadoen el colegio Julio Verne Bilingual School en Torrent (Valencia). Según Sanz, “es una referencia de escuela tecnológica que otros centros educativos pueden tomar como ejemplo para entender cómo se debe realizar esta transición a la educación digital. Además de tener dispositivos en el aula, cuentan con una infraestructura adecuada que permite la conectividad y con el software perfecto para trabajar de forma colaborativa tanto dentro como fuera del aula”.

El director del área de Educación de Microsoft insiste en la necesidad de contar con conectividad y programas adecuados en las escuelas. “Se necesitan plataformas para afrontar esta nueva tendencia que es imparable y que llevará a que de aquí a cinco o seis años como mucho los libros desaparezcan de las clases”.

La misma teoría la comparte Esperanza Ibáñez, de Google, quien asegura que hay que tener en consideración que no se trata únicamente de digitalizar e inundar de dispositivos las aulas. “La tecnología puede contribuir a resolver algunos de los problemas más difíciles del mundo, por lo que hay que apoyar que las generaciones futuras adquieran los conocimientos digitales oportunos”, opina.

Formar para el cambio

Desde Google, la apuesta por la formación tecnológica parece ser la clave del futuro. “Conociendo los fundamentos tecnológicos, nuestras generaciones estarán más preparadas para afrontar los retos que se presentan actualmente debido a los rápidos cambios y avances”, afirma Ibáñez.

“Desde Google estamos haciendo una gran apuesta por fomentar un mayor dominio de las competencias digitales en nuestro país con programas como Actívate, para ayudar a los jóvenes a entrar en el mercado laboral gracias al conocimiento de competencias digitales, o la creación de programas para ayudar a los más pequeños a programar”.

Pero si hay una iniciativa diferente de la que Google se siente orgullosa, ésa es Genios. Junto con Ayuda en Acción, el gigante tecnológico fomenta la formación en programación dentro de los sectores más desfavorecidos de la sociedad para crear una mayor integración social y tecnológica. El proyecto Genios se implanta en los colegios que forman parte del Programa de Ayuda a la Infancia de Ayuda en Acción por toda la geografía española y que se desarrolla para paliar la pobreza infantil en nuestro país.

Por su parte, HP presentó en 2015 el programa NETA para construir unas bases con las que impulsar la tecnología en el entorno educativo y valorar su impacto en los resultados académicos. El programa incluye el desarrollo de “mejores prácticas y aspectos culturales para maximizar el éxito de los estudiantes. Además, la tecnología de evaluación NETA verifica que los estudiantes realmente están aprendiendo y preparándose para su futuro”, afirma Carlos Alonso, responsable de soluciones para el sector educativo de HP España.

Además, la compañía ofrece cursos online para docentes bajo una iniciativa denominada HP PISA, así como importantes descuentos en sus dispositivos para la comunidad de estudiantes. “Nuestros hijos son nativos digitales y están rodeados de dispositivos y, por lo tanto, es natural para ellos que la tecnología forme parte también de su proceso educativo”, concluye Carlos Alonso.

Caso de éxito: Colegio Público El Cantizal

Expansión Economía Digital ha visitado un centro público que ya funciona prácticamente en su totalidad con tecnología. Además de las pizarras digitales, el Colegio Público de Infantil, Primera y Secundaria El Cantizal, en Las Rozas, presume de haber eliminado los libros de texto en quinto y sexto de primaria y toda secundaria (Ver vídeo).

Por otra parte, en las aulas de educación infantil se han incorporado unos pupitres virtuales que ayudan a los niños a trabajar en grupo y a fomentar su motivación. Otra de estas mesas se ha colocado en el aula de trastorno del espectro autista (TEA), puesto que, según nos afirman desde el centro, supone un importante elemento educativo para niños con este trastorno y los resultados son evidentes.

 

Comente