Ya se desvaneció el rumor del robo de niños

1562_22 B
27 de marzo, 2015 - 3:43 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Policía escolar dando charlas

Foto: Agencias

San Francisco —
Aunque aún rondaban ciertos rumores sobre la supuesta desaparición de niños en algunos sectores del municipio San Francisco, ya las familias y representantes respiran tranquilos al corroborar que no existe ningún caso en referencia a este delito.

Y es que por casi dos semanas más del 70% de los escolares de la zona no eran enviados a sus actividades académicas por temor a ser plagiados.

A la fecha la policía escolar sureña reportó un 99% de presencia estudiantil en los planteles.

El alcalde Omar Prieto subrayó como «enfermo mental» a la persona o laboratorio que creo este nefasto mensaje. Para el jefe local estos son métodos utilizados por la derecha venezolana para trastocar la paz de las familias y colocarlas en un plano de angustia y estrés que desate diversos comportamientos negativos.

«Como no lograron nada en Maracaibo y San Francisco porque les desmontamos la intensión, trasladaron a Caracas este aberrante rumor, pero allá también fue desmontado», recalcó Prieto.

Policía en las escuelas

Por su parte, Marelvis Romero, encargada de la policía escolar en la jurisdicción, destacó que con la reactivación de este programa todas las instituciones educativas están resguardadas y los funcionarios prestos a atender cualquier novedad y requerimiento del estudiante, representante o trabajador del plantel.

Destacó que el trabajo policial se realiza en concordancia con la comunidad educativa, los voceros de seguridad de los Consejos Comunales y los vecinos. A través de la policía escolar los involucrados reciben charlas y parámetros para detectar y combatir cualquier acción que atente contra la integridad, seguridad y tranquilidad de los estudiantes.

Romero agregó que los efectivos policiales están formados con un componente pedagógico y sociológico para atender esta población.

Además, dentro de las acciones de la policía escolar está la de ofrecer herramientas a los estudiantes para conocer cuando pueden ser víctimas de una acción irregular.

Aunado a esto los efectivos permanecen en las escuelas desde las 7:00 de la mañana hasta la hora de salida para garantizar la seguridad de los menores, así como también erradicar algunas ventas de alimentos y productos, que muchas veces sirven de camuflaje para introducir estupefacientes a los planteles.

Comente