Triplete en La Cañada enciende las alarmas del sicariato

1608_23A
16 de mayo, 2015 - 6:34 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Dávila Stevenson y Villarroel fueron encontrados en una zona boscosa del sector Los Jovitos

Foto: Cortesía

Ayer en la mañana, Rolando Dávila (20) y Wilfredo Villarroel (37) fueron encontrados muertos en una zona desolada de La Cañada, mientras que en el kilómetro 35 de la vía a Perijá, fue encontrado el cuerpo de Raúl Sánchez. Los tres estaban desaparecidos desde el miércoles en la noche, los tres presentaron disparos en la cabeza y cara, y los tres presentaron signos de tortura. Familiares piden esclarecer los hechos, mientras las autoridades investigan.

La Cañada de Urdaneta — La mañana de ayer un nuevo crimen dejó en shock a los habitantes del sector Los Jovitos del municipio La Cañada de Urdaneta, cuando en una zona boscosa, una cuadrilla de Corpoelec encontró a dos hombres asesinados.

Rolando de Jesús Dávila Stevenson (20), recibió un tiro en la nariz y Wilfredo Villarroel (37), presentó tres impactos de bala en la cabeza. Ambos tenían signos de tortura en el resto del cuerpo.

Un primo de Dávila, que prefirió no identificarse, indicó que su familiar estaba desaparecido desde el miércoles, «él salió de su casa como a las 6:00 de la tarde y no regresó». Explicó que Dávila era mototaxista y residía en el barrio Carmelo Urdaneta, ubicado al oeste de la ciudad. Detalló que era el menor de tres hermanos.

Otra víctima

De igual modo, también en la mañana, ayer se reportó otro homicidio en el kilómetro 35 de la vía a Perijá; la víctima fue identificada como Raúl José Sánchez Sánchez (29), quien tenía un disparo en la cabeza.

Tras las primeras averiguaciones policiales se conoció que Sánchez era amigo de Dávila y Villarroel.

Sánchez era sargento primero (retirado) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), quien había sido dado de baja del servicio, desde hace tres meses por presentar problemas en la vista, informó Norelis Sánchez, hermana de la víctima.

El sargento primero dejó en orfandad a cuatro hijos menores de edad, vivía en el barrio Obrero.

Último paseo

Se conoció que la noche del miércoles los tres amigos, fueron vistos por última vez con vida, a bordo de un vehículo  Mitsubishi Signo, de color plateado, con rumbo desconocido.

A las 4:00 de la madrugada de este jueves fue encontrado el vehículo en el sector El Palotal, parroquia Francisco Eugenio Bustamante, totalmente desvalijado y sin señales de sus ocupantes.

Aunque ningún familiar de Villarroel declaró, se presume que el carro era de la víctima.

Los tres fallecidos presentaron lesiones en brazos y piernas producto de estar amarrados, se evidenció que fueron amordazados y torturados.

Investigación

La División de Investigación de Homicidios Zulia del Cuerpo de Investigación, Científicas, Penales y Criminalísticas inició las pesquisas necesarias para esclarecer el móvil del suceso. Una fuente cercana al caso indicó que los hoy occisos fueron ejecutados pocas horas antes de ser encontrados.

Una llamada alertó lo peor

Norelis Sánchez, hermana de Raúl Sánchez, explicó que un vecino le informó que llamó a uno de los hoy occisos; desconoce a cuál de los tres móviles telefoneó, pero el caso es que, al parecer, el móvil se activó no sabe si fue por error o si así lo quisieron los homicidas, pero escuchó claramente en dos ocasiones cuando una voz decía «tirate al piso, tirate al piso». Tras saberlo indicó que comenzaron a llamarlo nuevamente, pero que nadie atendió la llamada. Por ese motivo refirió que desde el miércoles en la noche estaba buscando a su hermano por todos lados, ya que se temía lo peor.

Asimismo, resaltó que desconocía si el sargento primero tenía problemas de algún tipo o si había recibido amenazas de muerte. Norelis se mostró muy dolida por la trágica muerte de su  hermano.

Comente