Uno de ellos se dirigía a enterrar a su madre, el resto lo acompañaba

¡Tragedia! Tres jóvenes murieron en aparatoso accidente

ultima principal
24 de marzo, 2017 - 11:09 am
Mayerlin Barboza / [email protected]

Las víctimas  quedaron identificadas como Andrés Martínez (22), alias «El Marciano»; Génesis Abreu (26), conocida como «La Beba»; y Luis Ariza (22) a quien de cariño apodaban «El Piti». Mientras que los heridos responden a los nombres de Karen Badel, Javier Quintero y José Sánchez, alias «El Piojo»
Foto: Cortesía

Jesús Enrique Lossada — Justo frente al pequeño cerco que rodea el cementerio El Edén, al lado de un árbol y sobre la arena, quedaron los pedazos de un vehículo que fue destrozado, a su lado charcos de sangre y alrededor un montón de curiosos que murmuraban la tragedia que cobró la vida de tres jóvenes y dejó pendiendo de un hilo la humanidad de otros tres.

Un brutal y aparatoso accidente ocurrió la mañana de ayer, luego de que un vehículo Chevrolet, Corsa, color  azul, placas TAK74A, impactara contra la cerca del citado camposanto. Las víctimas mortales quedaron identificadas como Andrés Martínez (22), alias «El Marciano»; Génesis Abreu (26), conocida como «La Beba»; y Luis Ariza (22) a quien de cariño apodaban «El Piti». Mientras que los heridos responden a los nombres de Karen Badel, Javier Quintero y José Sánchez, alias «El Piojo».

El trágico hecho

Eran las 11:00 de la mañana y las víctimas se dirigían a bordo del referido automóvil al sepelio de la madre de Andrés, el resto lo acompañaba en la dolorosa partida. El resto de los familiares ya estaba en el cementerio, no se preocuparon por la tardanza pues el carro ya venía con un desperfecto mecánico y asumieron que estaban «quedados» por lo que decidieron culminar el entierro, así lo informó una de las deudas.

La informante manifestó que durante el retorno del cementerio la caravana fúnebre visibilizó el accidente, pero jamás se imaginó que se tratara de sus familiares y siguieron su camino. Fue entonces cuando un curioso se decidió a bajar del camión que conducía y al asomarse exclamó ¡es mi primo!, apresuradamente lo montó en la parte trasera del automotor, al igual que el resto de las víctimas, y los trasladó al Hospital Dr. José María Vargas, pero el intento no bastó: ingresaron sin vida. A los heridos los llevó una ambulancia hasta el mismo hospital y de allí los remitieron al Hospital General del Sur (HGS), en donde hasta el cierre de edición permanecían recluidos con un estado de salud crítico. Se conoció que «El Piojo» llegó con las piernas partidas por lo que posiblemente las perdería.

Según el relato de testigos

De acuerdo a lo dicho por los empleados de El Edén, por los trabajadores de las caucheras aledañas y de los residentes de la zona, el impacto fue «estruendoso».
Lo dicho por los que vieron todo «desde primera fila» es que el vehículo tras perder  el control, se pasó la isla, dio varias vueltas sobre el pavimento y chocó contra el árbol. Los testigos afirman que «La Beba» salió «volando» desde adentro del carro y al caer se desnucó», al tiempo que Andrés y Luis quedaron bañados de sangre fuera del vehículo y sobre los pedazos de vidrio del  frontal del automóvil.

Producto de una falla mecánica

En cuanto al hecho que produjo la tragedia, se manejaron dos versiones. Una, y posiblemente la más acertada, es que el Corsa venía desde antes con un falla en el motor, y fue ese desperfecto el que causó la pérdida de control ante el volante por parte de Karen (herida).
Sin embargo, otra de las hipótesis es que el automotor cayó en un hueco de la carretera y el neumático explotó, por lo que colisionaron.

«Eran buenos muchachos»

A las afueras del Hospital de La Concepción, parecía haber una feria, cientos de personas llegaron para acompañar en la tragedia a los familiares. Entre todos se murmuraba un argumento común «qué lástima eran buenos muchachos». Se conoció que Génesis Abreu se desempeñaba como manicurista y además trabajaba con su papá en la fábrica de bolsas de su propiedad, Luis Ariza fungía como técnico y operador de radio ya que era hijo de Melquiades Ariza, director de la emisora Concepción Stero 88.9 y en sus tiempos libres trabajaba como mototaxista, mientras que Andrés Martínez era deportista y cumplía servicio social en un geriátrico.

Al lugar del hecho acudieron funcionarios del CPBEZ y acordonaron la zona, mientras que la División de Tránsito de la PNB fue la encargada de  hacer el levantamiento del accidente. El vehículo, el cual fue declarado por los funcionarios como pérdida total, fue trasladado al estacionamiento Corazón de Jesús, en el sector Villa Baralt, de Maracaibo.

Comente