Soldados abalearon a compañeros de armas y un civil en la frontera

1551_ABRIR (1)
16 de marzo, 2015 - 1:42 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Fotos: Edwin Urdaneta

La unidad vehicular contraria donde se trasladaban los sujetos hasta ese entonces desconocidos, se volcó. Corresponde a una unidad marca Ford tipo pick up, color blanco, placas VAC-484.

Sur del Lago — El ejemplo va por casa. Funcionarios castrenses no acataron el llamado que insistentemente le hicieron sus compañeros de armas y estos, ante la negativa, no le quedó otra que abrir fuego contra sus propios similares. El hecho ocurrió en la carretera Machiques-Colón a la altura del sector El Mirador, camellón La Carbonera en Jesús María Semprún, en un confuso impasse.

La minuta oficial da cuenta que a las 8:30 de la noche una comisión del 122 batallón de Caribes general de brigada Antonio de la Guerra Montero, con sede en la población de la Villa del Rosario, fue alertada de una unidad que se desplazaba por dicha bifurcación. Al menos 20 efectivos de tropa alistada y 5 de tropa profesional, al mando del primer teniente (Ej.) Marcos Gómez Méndez, fueron quienes accionaron sus armas.

La unidad vehicular contraria donde se trasladaban los sujetos hasta ese entonces desconocidos, se volcó. Corresponde a una unidad marca Ford tipo pick up, color blanco, placas VAC-484.

Dentro yacían malheridos y abaleados el sargento primero Dionicio Daniel Araujo Colina (24), el sargento primero Enmanuel Cardoza Cervantes (25) y el chofer civil Arquímedes Araujo (47), quien resultó ser chofer del municipio escolar Jesús María Semprún. Una vez oficiales de tropa divisaron que los heridos eran uniformados de verde olivo, sangrando y pidiendo ayuda, los trasladaron hasta Casigua-El Cubo y debieron ser referidos hasta Santa Bárbara de Zulia.

Araujo presentó herida por arma en el brazo derecho y a Cardoza una bala le entró por el tabique nasal y se le alojó en la región ocular derecha. Debieron ser llevados más tarde hasta el Hospital Universitario de Mérida. El caso movilizó al Sebin y al CICPC, quienes están averiguando cada pista del turbio caso. Los cuerpos judiciales y de inteligencia militar también siguen la pista.

Comente