Las víctimas: un tío, un sobrino y un amigo de ambos

Sicariato dejó tres muertos a orillas del Lago

20 de agosto, 2016 - 11:38 am
Génesis Rosario / [email protected]

Los «motogatilleros» propinaron más de 10 balazos a sus víctimas. Autoridades manejan como móvil principal la guerra entrebandas, aunque no descartan otras hipótesis

Foto: Wilmer Cubillán

La Cañada — Una noche de diversión y tragos terminó en desgracia.

La noche del pasado jueves, Alí Ramón León Chávez (35), su sobrino, Jeffrey Moisés Portillo Zambrano (18) y José Ramón Labarca Rodríguez (20), se encontraban compartiendo chistes y tomándose algunos tragos en la playa Avelina Parra, cuando de pronto «motogatilleros» entraron a la playa y le propinaron alrededor de 10 balazos a cada uno.

Cuando los sicarios llegaron, a bordo de una motocicleta, León, Portillo y Labarca, intentaron huir de las balas pero sus esfuerzos fueron en vano; el primero en caer fue Alí Ramón, quien quedó tendido boca abajo, dentro del bohío donde se encontraban compartiendo; José Ramón comenzó a correr, pero cayó fatalmente herido a unos dos metros de Alí, en una zona enmontada de la playa. Los dos recibieron disparos en la cabeza. El último en caer fue Jeffrey, quien logró huir de sus verdugos unos 20 metros, pero cuando casi llegaba a la entrada de la playa fue alcanzado por unas ráfagas de balas, las cuales terminaron con su vida.

La masacre se registró alrededor de las 10:30 de la noche, en una playa, ubicada en el sector La Plaza, del municipio La Cañada de Urdaneta.

Un vecino de la playa Recuento de Cañaderos, quien no se identificó, manifestó que se escucharon muchos disparos pero que nadie se atrevió a salir de sus casas, ya que a pesar de ser la primera vez que sucede algo en ese lugar, el municipio es muy peligroso de noche.

Guerra entre bandas

Una fuente policial reveló que este sicariato está relacionado con una guerra entre bandas, ya que los antisociales de la zona se están disputando el mando del municipio.

Hasta los momentos, no se manejan mayores datos sobre los sicarios ni las características de la motocicleta en la que cometieron el delito.

Una persona indicó que, al parecer, los tres caídos se encontraban en compañía de otras personas cuando ocurrió el hecho.

Miedo y despedida

Se conoció que Alí y José perdieron la vida de manera instantánea, mientras que Jeffrey fue trasladado al Hospital I de La Concepción, pero murió a los pocos minutos de su ingreso.

El padre de Jeffrey, no quiso dar su nombre por miedo a represalias, pero manifestó que cuando se enteró de la noticia llegó al lugar y su hijo aún permanecía con vida. «Mi hijo respiraba forzado, logré darle un beso… (suspiró), mi hijo tenía miedo de morir», detalló el dolido padre.

Reseñó que Jeffrey trabajaba como taxista desde hace dos años. Residía en el sector El Topito.

De Alí informó que eran parientes segundos y se dedicaba a la latonería; mientras que José vivía en el sector Los Pozos y era amigo de ambos.

14-A---2

 

Comente