Se manejan varios móviles en el triplete de La Cañada

1609_23A
17 de mayo, 2015 - 3:17 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Se espera que a través de los teléfonos móviles de los occisos el CICPC pueda establecer los últimos pasos de los jóvenes asesinados

Foto: Cortesía

Una venganza, un ajuste de cuentas o tal vez alguna vieja disputa pudiesen ser uno de los motivos por el que fueron ultimados los amigos

La Cañada —  Tras comenzar las primeras investigaciones con relación al caso de los tres amigos aparecidos muertos en el municipio La Cañada, se conoció que el vehículo, un Mitsubichi Signo de color gris, donde fueron vistos con vida por última vez los occisos y que apareció «parcialmente desvalijado» en el sector El Palotal, no pertenecía a ninguno de los fallecidos.

«Se presume que tal vez el carro podría ser robado», informó una fuente cercana al caso, de igual modo se espera que en las próximas horas al verificar el registro del vehículo, esto pueda arrojar nuevos elementos a la investigación.

Torturados

Rolando de Jesús Dávila Stevenson (20), mototaxista, Wilfredo Villarroel y Raúl José Sánchez Sánchez, sargento primero de la Guardia Nacional Bolivariana, aparecieron asesinados con varios tiros en la cabeza la mañana del viernes, los dos primeros en el kilómetro 18 y el último en el kilómetro 35, vía a Perijá. Los amigos habían desaparecido desde la noche del miércoles, al parecer, fueron vistos por última vez en una estación de servicio. Todos presentaron signos de tortura (laceraciones en brazos y piernas), también fueron amordazados.

Varios móviles

Aunque aún no haya una versión oficial sobre la muerte de los hombres, los oficiales no descartan que pudiese haberse tratado de «un ajuste de cuentas, una venganza o tal vez una disputa de algún tipo». En el lugar donde estaban los cuerpos encontraron «varios elementos, entre ellos, un bauche bancario y otros documentos».

Asimismo, se conoció que a los amigos no los asesinaron en el lugar donde fueron encontrados, ya que en el sitio no había ningún casquillo ni rastro de sangre.

Comente