La niña fue sepultada entre dolor y llanto

Privan de libertad a madre y padrastro de Dayeimis

velorio-de-la-niña
9 de julio, 2016 - 12:22 pm
Wilson Alvarado / Pasante LUZ

Eran las 10:00 de la mañana cuando la salida de unos pequeños ramos de flores anunciaban la partida al camposanto, donde decenas de personas le dieron el último adiós a la infante

Foto: Wilmer Cubillán

Maracaibo — El Ministerio Público logró anoche privativa de libertad para la madre y el padrastro de Dayeimis Sofía Benítez Pinto, niña de un año y 10 meses de edad, quien falleció producto de una violación sexual y golpes recibidos por su padrastro.

La fiscal 33º, Jhovana Martínez, imputó al hombre como coautor en homicidio calificado con alevosía y motivos fútiles, y abuso sexual a niña agravado y continuado. El Tribunal 3° de Control del Zulia, con competencia en delitos contra la mujer, dictó la medida privativa de libertad para Mora, quien permanece recluido en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

Asimismo, la fiscal 31º con competencia en materia de Responsabilidad Penal del Adolescente de esa jurisdicción, Diglenys Marrufo, imputó a la adolescente por los mismos tipos penales, la misma permanecerá recluida en la Entidad de Atención La Guajira, en Maracaibo.

Sepelio de un ángel

La tristeza y el dolor aún se respiraba, la mañana de ayer, en la casa de la abuela materna de Dayeimis Sofía Benítez Pinto, de un año y 10 meses de edad, quien falleció producto de una violación sexual y golpes recibidos por su padrastro.

Eran las 10:00 de la mañana cuando la salida de unos pequeños ramos de flores anunciaban la partida al camposanto, donde decenas de personas le dieron el último adiós a la infante.

«Ay mi negrita, te vamos a extrañar, este dolor es muy fuerte», eran los lamentos de una tía materna, quien cargó el féretro, al mismo tiempo que las lágrimas acariciaban su rostro.

Inocencia truncada

Recordemos que la pequeña Dayeimis fue agredida la noche del martes por su padrastro, tras molestarse porque la niña lloraba sin consuelo. La tomó de los brazos, la lanzó contra la pared de la habitación y sin piedad alguna desenfundó su brutal fuerza sobre la humanidad de la criatura.

Ante el escenario, la madre y el agresor llevaron a la niña al Hospital Materno El Marite, donde la pequeña fue examinada por los galenos de turno.

Los diversos hematomas que cubrían el pequeño cuerpo, alarmó a las enfermeras y notificaron el hecho a funcionarios del CICPC, quienes trasladaron a la inocente hasta el Hospital Universitario de Maracaibo (HUM), donde murió en los brazos de un funcionario del CICPC, cuando era ingresada al centro asistencial.

Impacto

La necropsia realizada a la menor reveló violación continua, es decir, no era la primera vez que la niña era abusada. Los tres meses que vivió con su padrastro fueron de maltratos y crueldad.

Comente