Por 800 dólares amante de su esposa ordenó matarlo

1458_21A
6 de diciembre, 2014 - 2:12 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Facebook

Ocurrió el pasado 28 de noviembre. «El Weber» contrató a dos hampones para robar a la víctima.

San Francisco — Fríamente calculado fue perpetrado el crimen contra Rafael Enrique Díaz Moreno, de 34 años de edad. El amante de su esposa encargó su muerte para robarlo.

El pasado 28 de noviembre a las 6:00 de la mañana, dos sujetos irrumpieron en el hogar de la víctima, en la urbanización Los Samanes, municipio San Francisco, con el objetivo de encontrar los dólares que tenía guardado. Díaz aparentemente se opuso al robo, por lo que a los sujetos no les tembló el pulso y le segaron la vida de varios impactos de bala.

«Se le fue la lengua»

Tras labores de investigación efectuadas por el Eje de Homicidio del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), los detectives del caso lograron esclarecer los hechos.

La esposa de la víctima quedó detenida de inmediato. Después de varios interrogatorios efectuados por los funcionarios del organismo detectivesco, se conoció que un sujeto apodado «El Weber», de 21 años de edad, mantenía una relación extramarital con la pareja del infortunado, de nombre Andrea Caridad. A oídos del amante llegó que Díaz Moreno tenía 800 dólares guardado en su residencia, desde entonces comenzó a planear el asalto.

«El Weber» contrató los servicios de dos maleantes valencianos apodados «El Julito» y «El Tungo», quienes fueron los encargados de llevar a cabo el crimen. Ambos se encuentran evadidos de la justicia, y son buscados activamente por los cuerpos de seguridad.

«El Weber» fue arrestado por funcionarios del CICPC junto a otro hombre alias «El Yorman», de 24 años de edad. Funcionarios de la policía científica revelaron que Caridad fue dejada en libertad.

La pareja no concibió ningún hijo durante el matrimonio. Rafael Díaz egresó como contador de la Universidad Rafael Urdaneta, hace cuatro años.

Allegados a la familia lo recordaron como una persona sumamente alegre y trabajador. Exigieron justicia por la muerte de Díaz.

El infortunado era el mayor de cuatro hermanos. Sus restos fueron sepultados en el cementerio Jardines del Sur, ubicado en la vía que conduce hacia Perijá, en la jurisdicción sureña.

Comente