Familiares de las víctimas piden una sentencia mayor

Nos habló el «Monstruo de Santa Rosa»

14-A
28 de enero, 2017 - 8:40 am
Haroldo Manzanilla / Madelein Faría

Los familiares de Greily, incoformes con la sentencia del Tribunal, manifestaron que no les avisaron sobre la audiencia. Conmovidos recordaron los atroces hechos

Foto: Haroldo Manzailla

Maracaibo ― Como si se tratara de un día normal para él, Manuel Alejandro Espinoza Roa (29), no mostró emoción alguna ante la sentencia emitida por el Tribunal 3° de Control, donde se le dictó condena de 30 años de prisión por el crimen que cometió.

QUÉ PASA logró realizarle una breve entrevista al condenado, durante su salida de la sede judicial, antes de ser abordado por un gran cerco policial.

Al preguntarle que opinaba acerca de los 30 años que deberá pasar recluído en una celda, el hombre se mostró sereno y simplemente expresó: «¿Que chimbo verdad?».

Del mismo modo le explicó a nuestro equipo reporteril, que durante las tres horas que duró la audiencia, le indicaron primeramente que su condena sería de 10 años, «y normal, la acepté, después me dijeron que no, que me iban a dar 15, (encogió los hombros, como si no le importara), y me sacaron de la sala, esperé media hora, me pasaron otra vez y me avisaron que ya no iban a ser 25, y yo: aja!, ya por último me dijeron: te vamos a dar 30 años, y me dieron la sentencia para firmarla, lo hice y listo»
Increiblemente, al sujeto le resulta indiferente saber que deberá vivir detrás de unos barrotes por tres decadas, y aunque pueda parecer sorprendente, al preguntársele que sintió al cometer el crimen tan atróz contra su pareja y peor aún contra tres inocentes, solo se limitó a decir que: «estaba drogado» y no se acuerda de nada.

¿Enfermo?
En ocasiones el homicida demostró ciertas incoherencias al hablar, y su mirada era desviada constantemente, lo que hace presumir que padezca algún trastorno mental, sin embargo, esto no ha sido confirmado.

No obstante, su actitud es poco relevante, comparada al nuevo dato obtenido en torno al caso que conmocionó a la región zuliana, de manera extraoficial se conoció, que el sujeto es necrófilo, pues al parecer, abusó de su pareja cuando ésta ya estaba muerta, con la presunción de que quizás lo haya hecho con los tres menores también.

Antecedentes
De igual manera, se pudo conocer que además de los casos por los que fue juzgado, Manuel Espinoza, presenta una larga lista de señalamientos, por abuso sexual a un número no específico de personas, hechos que permanecieron en la sombra, y que se dieron a conocer luego de que se hiciera eco del vil asesinato que cometió.

Familia consternada
«El castigo tiene que ser peor». Familiares de Greily Carolina Ortega, quien fue asesinada y violada, junto sus tres hijos de 7, 8 y 9 respectivamente, por el monstruo de Santa Rosa, el pasado 5 de septiembre del año 2015, llenos de rabia y dolor manifestaron que se encuentran inconformes con el homicida.

El equipo de este rotativo, visitó a los parientes en el barrio Santa Rosa de Agua, parroquia Coquivacoa del municipio Maracaibo, específicamente a pocos metros de la vivienda de Greily, lugar donde ocurrió la lamentable desgracia que arrastró a la muerte a cuatro inocentes.

Aún comovidos, los deudos se pronunciaron ante la decisión del Tribunal contra alias «El Monstruo de Santa Rosa», por todas las muertes que perpetró.

Inconformes
«30 años es muy poquito, debieron darle cadena perpetua. Tampoco nos avisaron de que le iban a dar sentencia», comentó Marioly Ortega, hermana menor de Greily, quien se mostró sorprendida ante el hecho.

Por su parte, Leonela Valbuena tía de las víctimas, recordó lo que pasó ese día, «era un domingo, mi sobrina Greily y ese monstruo venían de una fiesta cerca de la casa. En el trayecto venían discutiendo; él la golpeó y ella le lanzó un zapatazo.
Luego se metieron en la casa, ese desgraciado prendió la música a todo volúmen por un rato y no fue sino hasta el otro día que uno de los niños vio por un hueco hacia dentro, vino y nos contó que todos estaban muertos.
Greily lo quería, se portaba muy bien con él; le dio techo, comida porque era casi un indigente y mirá lo que hizo», sentenció Valbuena.

Último delito
Luego de cometer los repudiables hechos, el monstruo huyó y fue capturado dos años después en el estado Bolívar, señalado de matar a puñaladas a Crisálida Josefa Contreras Espejo (82), una profesora jubilada.

El asesinato lo cometió dentro de la vivienda de la mujer, ubicada en la calle Bolívar, sector La Plaza, de esa entidad, donde había ingresado a trabajar en una finca del yerno de la víctima.

Al momento de la detención, ocurrida en el municipio Roscio, los policías encontraron varios objetos robados de la casa de la docente.

Trascendió que en la habitación donde fue aprehendido «El Mostruo de Santa Rosa» también estaban tres personas identificadas como: Jílber Jiménez (22), Neomary Fermín (20) y una adolescente de 16 años, quienes eran los cómplices del sentenciado.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente