Niño mató a su prima de un disparo accidental

1984_14 A
10 de junio, 2016 - 5:17 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Familiares de Yerimar Josefina Marín Gutiérrez, desconsolados, esperaban la entrega del cuerpo

Foto: Wilmer Cubillán

Yerimar Josefina Marín Gutiérrez (14), recibió un disparo en el costado izquierdo. Autoridades investigan el caso

Maracaibo — En horas de la tarde del miércoles falleció Yerimar Josefina Marín Gutiérrez (14), quien recibió un disparo de su primo  de 13 años con un arma que la familia desconoce de dónde la saco.

El hecho ocurrió alrededor de las 2:00 de la tarde en el barrio Beto Morillo calle 101 casa N# 19 en la parroquia Venancio Pulgar.

La menor se encontraba en su casa acompañada de su hermanita, cuando se disponía a darse un baño y llegó  su primo quien le mostró un arma y ella le dijo que la soltara que él no sabía utilizarla y el niño en el momento de presumir que si sabía usarla se le escapó un tiro, hiriendo a la adolescente en el costado del lado izquierdo.

Sandra Gutiérrez, tía de la hoy occisa se encontraba desconsolada junto a su familia en la espera de la entrega del cuerpo en la medicatura forense.  Declaró que su sobrina estaba en la casa con su hermana menor y de repente escucharon un disparo y cuando fueron a ver encontraron a la joven tendida desangrándose y de inmediato la trasladaron al Centro de Diagnostico Integral La Plateja, donde perdió la vida minutos después de ingresar.

Dolor familiar

Yoraima Gutiérrez, madre de la infortunada, entre llanto y dolor mencionó  que su hija era una niña alegre, estudiosa y trabajadora. Era la segunda de 5 hermanos. Ella nunca pensó que su hija le pasaría algo así y menos en manos de su propia familia.

Explicó que su sobrino fue el culpable. Dijo que el menor vivía en el mismo barrio. «Èl y sus familiares se encuentran prófugos, no saben con certeza lo que de verdad sucedió. Ellos son  provenientes de una gran familia Wayuu».

Otra versión

En el lugar hicieron presencia funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), quienes mediante investigaciones determinaron que fue una venganza por un juego que los menores habían tenido.

El agresor salió lastimado y quería matar al hermano de Gutiérrez.

Los funcionarios aún están investigando el suceso y buscando al niño y su familia.

Familiares de la víctima se mostraron confundidos pero pidieron que se haga justicia para su pequeña hija. Exigieron que sus parientes den una explicación de lo sucedido, no se coformarán con que el crimen quede  impune.

Comente