Mélani fue despedida entre lágrimas

1975_secc3
1 de junio, 2016 - 12:07 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La madre de la niña estaba desconsolada

Foto: Wilmer Cubillán

A la 1:30 de la tarde la salida de unos ramos de flores anunciaban la partida al camposanto donde permanecerá la niña junto a sus dos hermanos

San Francisco — La tristeza y el dolor aún siguen impregnados en la residencia donde fueron velados los hermanos Núñez Gil. No había transcurrido 24 horas de haberle dado cristiana sepultura a los hermanitos Merly Paola (14) y Sebastián David (4), cuando en la vivienda de su abuela materna, decenas de personas esperaban un tercer féretro con el cuerpecito de Mélani Núñez Gil (8), quien falleció de un paro cardíaco la tarde del lunes, tras batallar con 90% de quemaduras en su cuerpo en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Coromoto.

Mélani se reunió con sus familiares a las 11:00 de la mañana del martes. Ocupó un rinconcito de la residencia por tan solo tres horas para luego hacerles compañía a sus hermanitos Merly y Sebastián.

En la sala un llanto desgarrador se hacía sentir: «Ay Dios mío, y ahora quién va a devolverme a mis hijos, este dolor nunca lo voy a superar», repetía ahogada en llanto Mari Carmen Gil, madre de los tres ángeles que partieron al cielo, como expresaba su abuela materna, Mercedes Sánchez, a un lado de la urna.

El cuerpo de Mari se apoyaba sobre el ataúd de su hija. Las lágrimas corrían por su rostro cabizbajo y acariciaba una fotografía de la menor en reiteradas ocasiones.

A la 1:30 de la tarde la salida de unos ramos de flores anunciaban la partida al camposanto donde permanecerá la niña junto a sus dos hermanos.

Familiares, amigos, compañeros de clases, maestras y vecinos escoltaron a las 2:00 de la tarde de ayer el carro fúnebre hasta el cementerio Jardines La Chinita.

Las escenas de dolor eran desgarradoras, niños y adultos lloraron la partida de Mélani.

Familiares de los menores exigen «que el culpable de estas pérdidas pague con prisión este daño irreparable que le causó a la familia Núñez Gil.

Comente