Mató a su amigo de manera accidental

1998_15 A colash
24 de junio, 2016 - 3:10 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Abrahan Moisés Navarro Mota (17), estaba a escasos días para recibir su título de bachiller

Foto: Wilmer Cubillán

Un amigo de la infancia apagó los sueños de un adolescente en solo unos segundos. Un disparo «accidental» mientras manipulaba una pistola fue el causante de la tragedia. El agresor se encuentra huyendo de la justicia. Familiares en las afueras de la medicatura forense se apostaron entre lágrimas y dolor para retirar el cadáver del joven, quien se graduaría de bachiller en solo unos días

San Francisco — Una detonación bastó para apagar los sueños de un adolescente, de 17 años, la noche del pasado miércoles, cuando un amigo de la infancia se acercó hasta la residencia del joven para mostrarle el arma que portaba. Un disparo salió expedido de manera «accidental» dejándolo muerto sobre su propio charco de sangre.

Desenlace

Eran las 10:30 de la noche, del pasado miércoles, cuando un adolescente de 17 años identificado como Abrahan Moisés Navarro Mota, se encontraba sentado frente a su residencia, ubicada en el barrio Gran Sabana, parroquia Marcial Hernádez. No habían transcurridos 10 minutos de ubicarse en el lugar, cuando su amigo de la infancia, un adolescente de 17 años, se acercó «presuntamente» para mostrarle una pistola que sacó de manera inesperada de su cintura.

Entre la plática amigable, el amigo mantenía el arma en su mano. Esta se accionó sorpresivamente y un disparo certero perforó el ojo derecho de Abrahan que apagó los sueños del estudiante de quinto año de bachillerato.

Traslado

Ante el ruido de la detonación, familiares del hoy occiso salieron a ver qué ocurría y se encontraron con la dantesca escena.

De inmediato cargaron al adolescente y lo trasladaron al Hospital General del Sur, donde ingresó sin vida y posteriormente fue trasladado por el CICPC a la morgue para realizarle la necropsia de ley.

Testimonio

En la espera del cuerpo familiares ahogados en llanto manifestaron que el agresor y Abrahan eran amigos de la infancia. «Nos preguntamos de dónde sacó esa arma y por qué anda huyendo», exclamaba la dolida madre del infortunado.


Perfil

El joven estudiaba quinto año de bachillerato en el liceo Gonzalo Rincón Gutiérrez.

Será velado en casa de su abuela, en el barrio Blanquita de Pérez, y sepultado en el cementerio San Francisco de Asís.

 

Comente