Matan a tiros a dos amigos durante riña en Cabimas

qpplaceholder
7 de julio, 2014 - 3:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Los infortunados quedaron identificados como Antonio José Gutiérrez y Elando Rodríguez. Ambos vivían en la parroquia Jorge Hernández

Cabimas — Dos amigos, quienes quedaron identificados como Antonio José Gutiérrez de 26 años de edad y Elando Rodríguez  de 23 años, fallecieron en medio de una balacera suscitada durante una riña en la calle San Vicente del sector El Lucero, municipio Cabimas de la Costa Oriental del Lago.

Los infortunados recibieron varios impactos de bala que acabaron con sus vidas. Angelina Gutiérrez, hermana de uno de los fallecidos, relató a las afueras de la morgue de Cabimas que Antonio murió de manera instantánea con un disparo en la cabeza y otro en la zona intercostal.

Rodríguez fue trasladado en estado de gravedad al hospital de Cabimas, pero murió a las 11:30 de la mañana de ayer, horas después de ingresar al centro asistencial. Su cuerpo tenía múltiples impactos de bala.

Esquivando el problema

La hermana del infortunado explicó que ambos se encontraban compartiendo desde tempranas horas del día anterior en la residencia de uno de ellos, ubicada en el callejón San Antonio de la avenida 32, parroquia Jorge Hernández de la localidad cabimense.

Comentó que «unos sujetos pertenecientes a otro sector llegaron a buscarles pelea, pero para evitar el enfrentamiento y que pasara a mayores, se fueron a seguir su festejo en la urbanización Panamá», la mujer acotó que luego ambos jóvenes se regresaron en la moto a llevar unas llaves y durante el regreso a la urbanización Panamá ocurrió el dantesco hecho, específicamente en la calle San Vicente del El Lucero, dijo consternada la fémina.

Disputas de vieja data

Héctor Rodríguez, hermano de Elando, recalcó que los sujetos que le buscaron pelea a su hermano y a su amigo, son pertenecientes al sector Corito, y que «ellos tienen un pique desde hace tiempo. De hecho, ellos llegaron en esa oportunidad y acabaron dos casas a pedradas por nuestro sector», subrayó el joven.

Ambos jóvenes eran vecinos, Gutiérrez había procreado dos hijos con su pareja y trabajaba con los camiones de plátanos en el centro cívico.

Rodríguez trabajaba en Maracaibo para una empresa de camarones y dejó una niña en orfandad.

Comente