Madre de Grecia le echa dedo al CICPC

1307_1PRINCIPAL_01-03
8 de julio, 2014 - 11:42 am
Redacción Diario Qué Pasa

 

Foto: Cortesía/ Miguel Romero

Aura Castillo, madre de Grecia de los Ángeles Colmenares, la chica de 18 años que lleva un mes desaparecida, dijo en rueda de prensa que responsabiliza a la policía científica de lo que le suceda a su hija y a su familia. «Los del CICPC ya no saben en qué más involucrar a mi hija. La señalan de participar en un asesinato para desviar el rumbo de las investigaciones, porque saben que ellos son los responsables de su desaparición» Aura Castillo, madre de Grecia de Los Ángeles Colmenares, teme por el bienestar de su hija, su persona y toda su familia

Maracaibo —
Con lágrimas en los ojos, sin renunciar a su fe y sin perder las esperanzas —pero aún así temerosa de lo peor—, Aura Castillo, madre de Grecia de los Ángeles Colemenares, la chica de 18 años que lleva un mes desaparecida, informó en rueda de prensa que responsabiliza al CICPC de todo lo que le suceda a su hija y a su familia.

Castillo aseguró que aunque no ha recibido ningún tipo de amenazas del cuerpo detectivesco, teme por la vida de su hija y la integridad del resto de su familia.

La mujer ratificó su declaración de hace un mes y un día, cuando manifestó ante el CICPC y el Gaes: «A mi hija se la llevaron unos petejotas en una camioneta Ford Runner de color blanca, placas BCS04X», la misma que luego se comprobó que pertenece al inspector  del CICPC Jesús Puerta.

Agregó que la información la recibió a través de un «pin» —mensajería de BlackBerry— que recibió en su celular minutos después que Grecia desapareciera. «Los del CICPC ya no saben en qué más involucrar a mi hija. La señalan de participar en un asesinato solo para desviar el rumbo de las investigaciones, porque saben que ellos son los responsables de su desaparición», dijo.

La mujer, entrelazando sus manos y aferrada a Dios, manifestó que el jefe del Gaes, comandante Julio Bermúdez, le habría mostrado una orden que le permitía inspeccionar la camioneta donde aparentemente Grecia fue plagiada, pero en la policía científica le negaron el acceso a las instalaciones alegando que   ya ellos habían realizado las experticias.

Esta versión de la madre de Grecia fue desmentida por el comandante Bermúdez: «Yo no he aportada esa información a nadie, eso es falso».

¿Soy mala madre?

La madre de la bella Grecia manifestó que su único pecado ha sido sobreproteger a su hija. «La he sobreprotegido, siempre he estado pendiente de mi hija, tenemos muy buena comunicación, ¿acaso eso es un pecado? Se preguntó.

Ante las cámaras de televisión y los ojos de los periodistas, Castillo realizó un llamado al presidente de la república, Nicolás Maduro Moros, y al gobernador del Zulia, Francisco Javier Arias Cárdenas. «Les pido al presidente y al gobernador que me ayuden a encontrar a mi hija y que investiguen al CICPC», rogó.
La preocupada madre pidió a quien tenga a «la niña de sus ojos» tocarse el corazón y rogó le sea devuelta sana y salva.

«No sé si estuvo en el Club Bella Vista, no puedo asegurar eso porque sería mentir. Solo sé que cualquier muchacha joven puede divertirse sanamente con sus amigos. De lo que sí estoy segura es que mi hija no es ninguna delincuente y tampoco una asesina. El CICPC quiere desviar el caso para zafarse de su responsabilidad».

Entre dimes y diretes

Desde que se produjo su desaparición el pasado 7 de junio, el caso de Grecia de los Ángeles ha dado qué pensar, debido a una serie de fotos publicadas en sus redes sociales en traje de baño, con poses sugerentes y en algunas portando armas de fuego. Sin embargo, hasta los momentos el CICPC no ha demostrado científicamente —como es su labor— la presunta responsabilidad de la muchacha en el asesinato del exfuncionario del CICPC, Naín Álvarez, ocurrido el pasado 18 de mayo en el barrio Puerto Rico. Peor que eso, es que a más de un mes desde su desaparición, no hay rastros del destino de Grecia.

Señalan a «petejotas» de intento de extorsión

El abogado Marcos Salazar denunciará hoy ante la Fiscalía a los funcionarios del CICPC Orlando Herrera y Vidal Quiba por, presuntamente, exigirle a su cliente Alberto Quintero Bs. 500 millones para no implicarlo en el asesinato de Naín Álvarez y en el secuestro de Grecia. Quintero contó que el pasado 26 de mayo llevó a su sobrino Édgar Gerardino y a Grecia al Club Bella Vista, de donde es socio. Sobre las 10:00 de la noche los recogió y los trasladó a sus casas. El 16 de junio, funcionarios del CICPC fueron al club y se interesaron por las actividades económicas y el estado financiero de Quintero. Luego, el denunciante recibió llamadas telefónicas en las que los supuestos petejotas le exigían Bs. 500 millones para no implicarlo en el secuestro de Grecia ni en el asesinato de Álvarez. Quintero afirmó que él no fue citado a declarar en ningún momento, pero le advirtieron, siempre por teléfono, que si no paga esa cantidad en 15 días, lo implicarían en esos hechos delictivos.

 

Comente