«Si la hubiésemos denunciado, hoy Franklin estaría vivo»

1163_23AAA- JM (1) copy
6 de febrero, 2014 - 1:48 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Sus tías señalaron que su abuela maltrataba constantemente al menor, pero por temor a represalias nunca denunciaron. Fuentes ligadas a la investigación dijeron que un cortocircuito pudo ocasionar la desgracia en el rancho de La Rinconada donde perdió la vida un niño de nueve años.

Maracaibo — «Si hubiésemos denunciado a Celia, hoy Franklin estaría vivo» era el principal lamento de los familiares de Franklin de Jesús Miquilena González, de nueve años, quien falleció carbonizado en un incendio registrado la tarde del martes en la calle 116A del barrio Antonio José de Sucre en la parroquia Antonio Borjas Romero de Maracaibo, detrás del  CDI del sector La Rinconada.

Carmen Virginia González, de 25 años, madre de Franklin, llegó a las 9:30 a.m. de ayer a la morgue forense de LUZ a reclamar lo poco que quedó de su pequeño hijo que falleció carbonizado como consecuencia de las fuertes llamas. En el lugar sus tías y demás familiares no dejaban de llorar. Sus restos fueron velados la tarde de ayer cerca de la vivienda donde perdió la vida y será enterrado hoy en el cementerio Guarero, en la subregión Guajira.

Viejas contrariedades

Familiares de la pequeña víctima coincidieron con vecinos del barrio Antonio José de Sucre al decir que «su abuela, Celia Miquilena, de 61 años, no dejaba que lo sacaran de allí, Franklin era un niño que no lo dejaban jugar con los demás, si él hacía algo tenía una pela ganada», dijo su tía Berenice Salas.

El niño fue expulsado del colegio donde estudiaba, en la escuela Luis Ángel Negrón Pulguita, ubicada en Apolinar González, presuntamente sería reintegrado cuando cumpliera su tratamiento con un psicopedagogo, «pero esa no era razón para dejarlo encerrado en la vivienda todos los días», dijo su tío.

«Una vez, el año pasado fue al CDI de La Rinconada y había llegado delirando, Celia lo había golpeado brutalmente con un tubo en la cabeza que lo dejó marcado en la cabeza», dijo su tía Gladys Fernández.

«Si te llevas al hijo te mato»

Extraoficialmente se conoció que una de las razones por las cuales su madre no había solicitado la custodia del pequeño era porque su expareja la había amenazado de muerte «éste estuvo preso en el retén El Marite y en la cárcel de Sabaneta por el delito de robo y hurto de vehículos era muy peligroso y le teníamos miedo por lo que pudiera hacernos», dijo un familiar.

Franklin salió hace poco de la cárcel con un régimen de presentación y su madre lo había corrido del pequeño rancho por mala conducta, por lo que se fue a una granja, donde encontró empleo hace dos semanas. Su hermano es un peligroso delincuente actualmente recluido en la cárcel de Tocorón.

Las investigaciones

La fiscal 33º del Ministerio Público en competencia de menores es la encargada de llevar las investigaciones en este caso. De la abuela se conoció que ésta se presentó ayer ante los Tribunales para rendir declaraciones sobre lo sucedido.

Fuentes ligadas a la investigación aseguraron que fue un cortocircuito lo que ocasionó el incendio en el rancho de La Rinconada donde perdió la vida el menor.

Denunciaron a bomberos  y a Corpoelec

Indignados ante lo sucedido, la tía Mary Fernández le echó la culpa de la muerte de su sobrino a los bomberos de Maracaibo, «se llamaron a los bomberos de La Rotaria y como no estaban dotados para atender la emergencia no llegaron a tiempo, casi una hora después llegó el equipo del HUM, lo que demoró aún más el proceso, cuando llegaron ya las llamas las habíamos apagado con baldes de agua entre los mismos vecinos».

A propósito de esta desgracia, vecinos aprovecharon para exigir a Corpoelec que visite la zona para legalizar el sistema eléctrico en la barriada, con el fin de que se eviten nuevas tragedias a propósito del problema eléctrico.

Fotos: Alfredo Chinaleong

Comente